• El embajador adjunto de Rusia ante la ONU, Dmitry Polyanskiy, habla durante una rueda de prensa en Nueva York, EE.UU., 4 de marzo de 2019.
Publicada: jueves, 21 de mayo de 2020 9:27
Actualizada: jueves, 21 de mayo de 2020 18:22

Rusia denuncia ante las Naciones Unidas la violación de la soberanía de Venezuela mediante la reciente fallida incursión armada contra el país suramericano.

“La reciente violación de la soberanía representa una amenaza directa para la paz del país”, afirmó el miércoles el embajador adjunto de Rusia ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Dmitry Polyanskiy.

Al referirse a la fracasada incursión marítima contra Venezuela del pasado 3 de mayo, Polyanskiy hizo notar que hay dos estadounidenses entre los detenidos, por lo que, a su juicio, es muy difícil creer que Washington no estuviese al corriente de la operación.

El diplomático ruso responsabilizó a Estados Unidos de la intentona golpista y aseguró que Washington “tiene una historia de trato a los países latinoamericanos como su patio trasero. “Hoy, Venezuela está en el menú”, señaló el representante ruso.

Asimismo, dijo que las armas confiscadas por el Ejército venezolano a los agresores iban a usarse para desencadenar el caos y dañar infraestructura crítica, al igual que las instituciones del Estado.

En este sentido, informó que Rusia presentará al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) un borrador para que el organismo presente una declaración de prensa rechazando cualquier amenaza o uso de la fuerza, como lo estipula la Carta de Naciones Unidas. El texto también condena el uso de mercenarios y pugna por una solución dialogada entre todos los venezolanos en el marco de su Constitución, indicó.

 

Por su parte, el embajador de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada, acusó a EE.UU. y Colombia de estar detrás de la llamada ‘Operación Gedeón’, y señaló que el país norteamericano “no tiene un jefe de Estado, sino un gánster” en alusión a las amenazas de Trump contra el país bolivariano.

El pasado 3 de mayo, un grupo de mercenarios, apoyados por Washington, intentó ingresar al territorio venezolano a bordo de dos lanchas a través de la costa de La Guaira, la zona marítima más cercana a Caracas, capital de Venezuela, para derrocar al Gobierno legítimo del presidente Nicolás Maduro. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) hizo fracasar la dicha operación foránea.

Este ataque a Venezuela se produce más o menos un año después de la intentona golpista que encabezaron el líder opositor Juan Guaidó y sus aliados en Caracas con el respaldo de Washington. Efectivamente, la República Bolivariana ha frustrado ya múltiples planes y conspiraciones gracias a la lealtad del pueblo y los militares.

Caracas asegura que llevará a la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya (Países Bajos) pruebas que implican a Estados Unidos y Colombia en el fallido operativo que, según Maduro, se lanzó por orden del presidente estadounidense, Donald Trump.

nkh/mjs/mkh