• El presidente de Rusia, Vladimir Putin, da un discurso en Pekín, capital de China, 27 de abril de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 27 de abril de 2019 13:08
Actualizada: sábado, 27 de abril de 2019 17:35

Rusia no aumentará de inmediato la producción del crudo tras la medida estadounidense destinada a reducir a cero las exportaciones petroleras de Irán.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, en una rueda de prensa en el marco de segundo Foro para la Cooperación Internacional, Cinturón y Ruta de la Seda celebrado en Pekín (capital china), ha anunciado este sábado que su país no aumentará de inmediato su producción de petróleo, tras la decisión de la Casa Blanca de no renovar las exenciones que permiten a ocho países importar crudo iraní sin sufrir las sanciones unilaterales de EE.UU. contra el país persa.

Independientemente de las medidas de Estados Unidos, Rusia —dice Putin— seguirá cumpliendo con los acuerdos alcanzados entre los integrantes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) al menos hasta el mes de julio, cuando tendrá lugar la próxima reunión de la OPEP.

“Producimos actualmente 1,5 millones de barriles de petróleo diarios. Y podemos producir más. Tenemos un potencial colosal. Pero tenemos un acuerdo con la OPEP para mantener la producción en cierto nivel y este acuerdo está vigente hasta julio”, concreta el jefe del Estado de Rusia.

De hecho, se ha mostrado preocupado por la decisión de la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, de tratar de impedir que China, La India, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Turquía, Italia y Grecia importen crudo iraní, pues, señala que no se puede pronosticar la reacción del mercado energético mundial a esta medida y el precio del petróleo podía aumentar de manera desorbitada.

Producimos actualmente 1,5 millones de barriles de petróleo diarios. Y podemos producir más. Tenemos un potencial colosal. Pero tenemos un acuerdo con la OPEP para mantener la producción en cierto nivel y este acuerdo está vigente hasta julio”, concreta el jefe del Estado de Rusia, Vladimir Putin.

 

Advierte, asimismo, que los países de la OPEP, incluida Arabia Saudí, no renunciarán al acuerdo alcanzado sobre los límites a las tasas de la producción del petróleo y, por tanto, las declaraciones de las autoridades estadounidenses sobre la decisión de Riad de aumentar su producción de crudo para reemplazar el petróleo iraní carecen de veracidad.

La Casa Blanca, al no renovar las exenciones a la importación del crudo iraní, pretende materializar su objetivo de reducir a cero las exportaciones de petróleo de Irán, pero no lo está consiguiendo, puesto que distintos países como Turquía y China han denunciado la medida y aseguran que no cumplirán con las ilegales sanciones estadounidenses.

Además varios expertos y analistas han advertido que esta decisión pone en peligro tanto la reelección de Trump como a los consumidores estadounidenses, que pocos días después del anuncio de la medida han visto subir el precio del crudo a niveles no vistos en al menos un año.

hgn/rba/nii/