• El presidente de Rusia, Vladimir Putin, habla ante el foro del Ártico en San Petersburgo, 9 de abril de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 10 de abril de 2019 6:32

Rusia ampliará la flota de buques rompehielos nucleares para afianzar el control de este país sobre el Ártico y así neutralizar las sanciones occidentales.

En un discurso en el foro del Ártico en San Petersburgo, al que asistieron líderes de Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia, el presidente ruso, Vladimir Putin, anunció el martes que Rusia planea aumentar drásticamente los viajes marítimos de transporte por las vías del Ártico.

El proyecto, prometió Putin, incluye gestiones para construir y modernizar puertos y equipos de infraestructura a ambos extremos de la vía marítima del Ártico —Murmansk en la península de Kola y Petropavlovsk-Kamchatsky en la península de Kamchatka— y ampliar la flota de buques rompehielos nucleares, de los cuales Rusia tiene cuatro unidades.

El líder ruso sostuvo que otros tres barcos están en construcción. “Para el 2035, Rusia podría tener una flota de 13 rompehielos pesados, incluyendo nueve de energía nuclear”, señaló.

Sería mejor no tener restricciones (sanciones occidentales) que distorsionen el mercado, el comercio global, lleva a una desaceleración de la economía global. Sería mejor vivir sin él, pero las sanciones no obstaculizarán la implementación de los planes de Rusia para el desarrollo de recursos minerales y el desarrollo en general”, confía el presidente ruso, Vladimir Putin, al anunciar su plan ambicioso para afianzar el control de Rusia sobre el Ártico.

 

A su juicio, la ruta ártica es una vía “realista, bien calculada y concreta” y, para la cual, detalló que todos tienen que poner de su parte para que la mencionada “ruta del mar del norte sea segura y comercialmente viable”.

Dicho esto, Putin dejó claro que el futuro de Rusia no depende de las sanciones occidentales, pero se basa, ante todo, en el desarrollo interno, incluidos los proyectos nacionales.

“Sería mejor no tener restricciones que distorsionen el mercado, el comercio global, lleva a una desaceleración de la economía global. Sería mejor vivir sin él, pero las sanciones no obstaculizarán la implementación de los planes de Rusia para el desarrollo de recursos minerales y el desarrollo en general”, agregó.

El proyecto del desarrollo de Rusia en el Ártico va en par con Estados Unidos, Canadá, Dinamarca y Noruega, los cuales también reclaman jurisdicción sobre partes del Ártico en momentos en que las capas de hielo se están derritiendo y se están abriendo nuevas rutas de navegación y exploración.

Conforme un reporte publicado en el periódico canadiense National Post, el plan de Rusia junto a China es abrir una nueva ruta estratégica comercial denominada la Seda Polar a través del océano Ártico con visiones de que la vía transpolar abra una nueva frontera económica rica en petróleo y gas natural que permita contrarrestar la iniciada guerra comercial de EE.UU.

krd/ktg/alg/msf