• Los rebeldes sirios respaldados por Turquía caminan durante la batalla para tomar el pueblo de Sharran, al norte de Afrin (Siria), 6 de marzo de 2018.
Publicada: sábado, 31 de marzo de 2018 21:14

Rusia dice haber cortado casi por completo y con la ayuda del Ejército sirio, los canales de comercio ilegal de petróleo explotados por los terroristas en el país árabe, pero señala que los grupos takfiríes como EIIL y el Frente Al-Nusra siguen recibiendo suficientes armas y fondos del extranjero.

“El contrabando de hidrocarburos como una de las principales fuentes de financiamiento para los grupos terroristas en Siria e Irak se ha reducido al mínimo”, ha dicho este sábado Ilia Rogachev, director del nuevo departamento de desafíos y amenazas del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

El funcionario ha explicado que EIIL (Daesh, en árabe) y el Frente Al-Nusra (actualmente denominado Frente Fath Al-Sham) aunque pierden casi a diario sus depósitos de armas y municiones en bombardeos de la aviación rusa y del Ejército sirio, “nunca se han quedado sin balas” durante el conflicto de siete años en Siria.

“Los terroristas han acumulado una increíble cantidad de los llamados bienes para uso militar. Dado el hecho de que el armamento artesanal representa una parte mínima (de su arsenal), obtienen casi el 100 por ciento del armamento de alguna fuente. ¿Quién lo fabrica, lo compra y lo suministra?”, ha preguntado.

Los terroristas han acumulado una increíble cantidad de los llamados bienes para uso militar. Dado el hecho de que el armamento artesanal representa una parte mínima (de su arsenal), obtienen casi el 100 por ciento del armamento de alguna fuente. ¿Quién lo fabrica, lo compra y lo suministra?”, ha preguntado Ilia Rogachev, director del nuevo departamento de desafíos y amenazas del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

 

Rogachev ha lamentado que el tema del suministro de fondos y armas a los terroristas —la principal causa de la prolongación del conflicto en Irak y Siria— nunca haya sido abordado seriamente en los foros internacionales, a pesar de que Rusia había recopilado datos sobre quién y cómo brinda dichas asistencias ilegales.

Siria, gracias a las informaciones de inteligencia proporcionadas por Rusia, ha culpado repetidamente a algunos países occidentales y una serie de Estados regionales, incluida Arabia Saudí, de apoyar a los terroristas y rebeldes contrarios a Damasco con el objetivo de desestabilizar el país árabe y derrocar a su presidente Bashar al-Asad.

El más reciente éxito del Gobierno sirio ante los terroristas y grupos rebeldes se ha logrado este mismo sábado, cuando el Ejército del país árabe anunció la “victoria total” contra los extremistas en la región de Guta Oriental, al este de Damasco (capital de Siria). Se trata de la segunda victoria más grande para Damasco después de la liberación de Alepo en diciembre de 2016.

ftm/ctl/mjs