• Misiles de crucero supersónicos BrahMos exhibidos durante un desfile militar.
Publicada: domingo, 26 de marzo de 2017 0:26
Actualizada: domingo, 26 de marzo de 2017 2:26

Un nuevo misil de crucero hipersónico de Rusia será capaz de destruir los portaaviones de la Royal Navy en ‘un solo ataque’, indican los medios británicos.

Los jefes militares del Kremlin afirman que han desarrollado un misil de crucero antibuque con una velocidad de entre cinco y seis veces más que la velocidad del sonido ―6115 (km/h) a 7402 (km/h).

Los expertos han expresado su preocupación de que el misil, llamado Zircón, podría hundir los dos nuevos portaaviones de la Royal Navy del Reino Unido en un solo ataque, ha informado hoy sábado el diario británico Mirror.

Los misiles hipersónicos prácticamente son imparables”, dice una autoridad naval de alto rango.

“Los misiles hipersónicos prácticamente son imparables”, ha dicho una autoridad naval de alto rango.

“Sin ningún método para protegerse contra los misiles como Zircón, los portaaviones británicos tendrían que quedarse fuera del alcance”, ha advertido la autoridad que habló bajo la condición de anonimato.

Pete Sandeman, un experto naval ha dicho que si el misil es detonado por armas británicas, sus restos tienen tanta energía cinética que podría dañar gravemente los portaaviones.

El “enemigo no tendrá tiempo suficiente para reaccionar”, según el sitio Web Strategic Culture.

Zircón puede dispararse desde tierra, mar y submarinos y podría ser el arma más mortífero del siglo XXI.

Las tensiones entre Londres y Moscú han aumentado, según las autoridades británicas, por las “pretensiones expansionistas” de Rusia en Europa Oriental, en particular en Ucrania. A su vez, Rusia rechaza rotundamente tales comentarios.

 

Los británicos ya entrenan a más de 5000 soldados ucranianos para hacer frente a los independentistas en el este de Ucrania, informó en diciembre pasado el Ministerio de Defensa del Reino Unido.

Moscú desmiente apoyar a los independentistas y acusa a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de generar acciones provocativas a través del despliegue de tropas en los países bálticos bajo el pretexto de contrarrestar la “amenaza rusa”.

Los enfrentamientos entre las fuerzas ucranianas y los independentistas estallaron en abril de 2014 como consecuencia de un golpe de Estado contra Kiev que puso fin al Gobierno de Víktor Yanukóvich, un aliado estratégico de Rusia. Moscú acusa a EE.UU. de estar detrás del caos.

alg/ktg/rba

Comentarios