• El portavoz jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de brigada Abolfazl Shekarchi.
Publicada: sábado, 26 de noviembre de 2022 14:18

Un alto mando militar iraní promete dura respuesta a grupos terroristas contrarevolucionarios como MKO por su implicación en los disturbios en curso en el país.

“No nos rendiremos ante los hipócritas [término que usa Irán para referirse a Muyahedín Jalq o MKO, por sus siglas en inglés], lanzaremos otra operación Mersad y daremos nuestra vida para proteger este territorio”, ha enfatizado este sábado el portavoz jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de brigada Abolfazl Shekarchi.

La Operación Mersad (camino vigilado) constituyó un duro revés para los terroristas del MKO, apoyados y financiados por el ex dictador iraquí Sadam Husein. Irán lanzó esa operación exitosa en respuesta a un ataque llevado a cabo por MKO —el 26 de julio de 1988— para capturar Teherán, capital iraní.

El brutal ataque de los elementos contrarrevolucionarios del MKO a la nación persa es considerado como una acción criminal, puesto que se realizó tan solo seis días después de que Irán aceptara la resolución 598 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para establecer un alto el fuego en la guerra de Irak contra Irán.

El vocero castrense ha destacado que la Revolución Islámica (1979) ha convertido “el Irán sumiso” durante la monarquía de Pahlavi en un “Irán poderoso”, un país que no requiere de la ayuda de ninguna potencia para defenderse.

Los enemigos, agrega, han tramado múltiples complots en las últimas cuatro décadas para destruir al Irán poderoso. Ha señalado que, tras el fracaso de la opción militar contra Irán, los adversarios han ejercido una guerra mediática para tergiversar las realidades vigentes en el país.

Dice que Estados Unidos está detrás de todos los complots urdidos contra la nación y el Sistema de la República Islámica, y ha denunciado que la arrogancia mundial, que pretende defender los derechos humanos, guarda silencio ante la brutal matanza de civiles en Yemen y Palestina, y acusa al mismo tiempo al Gobierno iraní de “matar a manifestantes”.

Irán ve las huellas de EE.UU., Israel y algunos países europeos en los disturbios en curso en el país que comenzaron desde mediados de septiembre tras la muerte de Mahsa Amini. Los enemigos de la nación y sus grandes medios de comunicación, así como grupos contrarrevolucionarios como MKO y los separatistas kurdos han explotado la muerte natural de la joven kurda para alimentar la inseguridad en Irán.

Las autoridades iraníes, sin embargo, consideran la seguridad de Irán como una línea roja y han prometido dar una respuesta aplastante a quien intente vulnerar la estabilidad y la seguridad del país.

ftm/jay/mkh