• Las fuerzas especiales iraníes marchan durante un desfile militar en la capital, Teherán.
Publicada: martes, 27 de septiembre de 2022 7:58

La Inteligencia iraní desarticula dos células organizadas vinculadas a una red de alborotadores en la provincia norteña de Gilan y arresta a 12 de sus miembros.

Estas dos células organizadas celebraban reuniones clandestinas para reclutar nuevos miembros a fin de preparar y planificar actos de sabotaje y vandálicos en la ciudad de Rasht, la capital provincial, y otras localidades de Gilan, según ha informado este martes la Oficina de Relaciones Públicas del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) en Gilan.

Atacar centros gubernamentales y policiales sensibles, así como reiniciar disturbios en Rasht y ciudades vecinas, han sido algunos de los objetivos de estos dos equipos sediciosos, que fueron identificados por la Organización de Inteligencia del CGRI de Gilan.

En los últimos días, alborotadores, instrumentalizando la muerte de la joven iraní Mahsa Amini, el 16 de septiembre, han atentado contra el orden público, provocando disturbios, incendios en varias mezquitas, agresión contra las fuerzas de seguridad y destrozos parciales y totales en propiedades públicas y privadas en muchas ciudades del país persa.

Desde el inicio de los tumultos, la inteligencia iraní ha desarticulado a varias células terroristas y grupos armados organizados desde el exterior en distintas provincias del país y frustrado sus intentos de cometer actos de sabotaje en centros sensibles.

El sábado, el Gobierno iraní alertó a Estados Unidos sobre incitar a disturbios, asegurando que ningún intento de violar la soberanía de Irán “quedará sin respuesta”. Esto, luego de que, en coincidencia con los disturbios, el Departamento del Tesoro estadounidense, que mantiene fuertes sanciones contra Irán, autorizara a las empresas tecnológicas a ampliar sus servicios en el país persa para ayudar a los alborotadores.

Las fuerzas de seguridad, con la cooperación de los ciudadanos, han logrado apaciguar los disturbios en muchas ciudades del país en los últimos dos días, pese a los fallidos intentos de los medios occidentales para reavivar las llamas del caos.

ftm/ncl/mkh