• El representante permanente de la República Islámica de Irán ante la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra (Suiza), Esmail Baqai, durante una sesión.
Publicada: viernes, 4 de diciembre de 2020 11:22

Irán insta a la comunidad mundial a reaccionar ante el asesinato “vil” de su élite científica y destaca los invaluables servicios que prestó ante la pandemia.

En una carta remitida este viernes al director gerente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, el representante permanente de la República Islámica de Irán ante la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra (Suiza), Esmail Baqai, ha descrito el asesinato brutal del prominente científico iraní Mohsen Fajrizade como parta de la política de “máxima presión” sobre la nación persa.

Al respecto, ha enfatizado que guardar silencio y no reaccionar ante este asesinato no tiene ninguna justificación ya que coadyuva que este tipo de crímenes se conviertan en una acción habitual en todo el mundo.

Baqai ha subrayado los servicios que el científico martirizado prestó a los sectores de servicios médicos y de salud en Irán, incluida la producción de los primeros kits de prueba COVID-19 del país y también la supervisión y gestión de la línea de producción de una vacuna contra esta enfermedad, en medio de las sanciones injustas aplicadas contra Irán.

 

El diplomático iraní ha calificado el asesinato de Fajrizade como un claro ejemplo del “terrorismo de Estado belicista” que no acata valores morales y humanos, ni las normas y regulaciones internacionales.

Mohsen Fajrizade era el director de la Organización de Investigación e Innovación Defensiva del Ministerio de Defensa de Irán y su papel en la industria de la defensa iraní fue sumamente determinante.

El destacado científico fue asesinado el pasado viernes en un ataque terrorista perpetrado cerca de Teherán, sobre el cual varias pruebas señalan a Estados Unidos e Israel como autores de este atentado catalogado por las autoridades iraníes de “terrorismo de Estado”, y por el que aseguran que responderán de manera aplastante.

Kazem Qaribabadi, el representante permanente de Irán ante las organizaciones internacionales asentadas en Viena (Austria), exigió el jueves en una carta dirigida al director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Rafael Mariano Grossi, la condena a este aberrante acto contrario a los principios del derecho internacional, los derechos humanos, así como a la Carta de las Naciones Unidas.

msm/ktg/mjs/hb