• El representante permanente de Irán ante las Naciones Unidas, Mayid Tajt Ravanchi.
Publicada: viernes, 25 de septiembre de 2020 2:28

Un diplomático iraní calificó a Arabia Saudí como la fuente de inestabilidad en la región por usar sus petrodólares para patrocinar a grupos terroristas.

El representante permanente de Irán ante las Naciones Unidas, Mayid Tajt Ravanchi, hizo esos señalamientos contra Arabia Saudí, en respuesta a las acusaciones del rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, en su intervención en el 75.º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU).

Ante la comunidad internacional reunida de forma virtual, el monarca saudí, pronunció un discurso marcadamente antiraní y proestadounidense, en el que acusó a Irán de impulsar políticas destructivas en la región de Asia Occidental y de “interferir en los asuntos internos” de los países árabes.

“Arabia Saudí, acusando a otros, está tratando desesperadamente de desviar la atención de su largo, amplio y oscuro historial de apoyo al terrorismo, la propagación de creencias extremistas, dispersar las semillas de hipocresía y rencor, realizar acciones desestabilizadoras en la región y sus crímenes en su agresión contra Yemen durante los últimos seis años”, subrayó el diplomático persa, dejando claro que las denuncias de Riad contra Teherán son “infundadas”.

Tajt Ravanchi enfatizó que ahora está bastante claro que “la ideología saudí wahabí ha sido la principal inspiración para los grupos terroristas más peligrosos, como Daesh y Al-Qaeda, a los que el país [Arabia Saudí] patrocina con sus petrodólares”.

 

El diplomático persa también dijo que el reino árabe, como fuente de inestabilidad en la región, fue el principal patrocinador de Saddam Husein, exdictador de Irak, en su agresión de ocho años contra Irán.

“A pesar de todos los crímenes cometidos por Arabia Saudí, que son una clara violación del derecho internacional y tienen una responsabilidad internacional, los Al Saud, en un acto completamente inhumano, siguen utilizando la hambruna como método de guerra, también siguen bloqueando la entrega de combustible, alimentos y medicinas al pueblo yemení”, denunció Tajt Ravanchi.

Tras casi seis años de guerra, el 80 % de los 30 millones de habitantes de Yemen, o sea más de 24 millones de personas, depende de la ayuda humanitaria para sobrevivir. Millones están gravemente desnutridos y debilitados por enfermedades como el coronavirus, el dengue, la malaria y el cólera.

El titular iraní ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha hecho hincapié en que la paz y la seguridad no pueden lograrse confiando en fuerzas extranjeras que solo persiguen sus propios intereses y venden sus armas, sino a través de un diálogo honesto con la asistencia de todos los países de la región basado en el respeto mutuo y compromiso a los principios fundamentales del derecho internacional.

En diversos foros, las autoridades iraníes han desvelado las acusaciones de Arabia Saudí y su aliado EE.UU., en contra del país persa, y dejado claro quién es en realidad el patrocinador del terrorismo en el mundo.

ncl/lvs/mkh