• El portavoz de la Cancillería de Irán, Seyed Abás Musavi, en una rueda de prensa en Teherán, capital persa. 16 de diciembre de 2019. (Foto: IRNA)
Publicada: martes, 31 de diciembre de 2019 10:39
Actualizada: martes, 31 de diciembre de 2019 11:26

Irán increpa a Alemania de ignorar las injerencias ilegales de EE.UU. en la región y de considerar que Teherán promueve la desestabilización de la zona.

El portavoz de la Cancillería de Irán, Seyed Abás Musavi, ha criticado este martes las declaraciones del Ministerio de Exteriores germano que en un comunicado emitido el lunes tras el ataque de EE.UU. a varias posiciones de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) instó al país persa a “poner fin a su política desestabilizadora” en la zona.

“Alemania acusa falsa y mentirosamente a Irán de desestabilizar la región mientras cierra los ojos ante la interferencia ilegal de Estados Unidos como la causa principal de la inestabilidad de Asia occidental”, ha reaccionado el funcionario persa.

En un mensaje publicado en su cuenta en Twitter, Musavi ha aseverado que la continuación de este tipo de posturas pondrá en duda seriamente los alegatos de Berlín sobre su intención para desempeñar un rol efectivo a la hora de preservar la paz y la estabilidad mundial.

 

Las aeronaves no tripuladas (drones) y cazas F-16 estadounidenses bombardearon el domingo varias posiciones del Movimiento de Resistencia Islámica de Irak, conocido como Kataeb Hezbolá, que forma parte de Al-Hashad Al-Shabi en el distrito de Al-Qaim, en la provincia de Al-Anbar (oeste).

Conforme a los analistas, como Al-Hashad Al-Shabi, parte de las Fuerzas Armadas iraquíes, ha desempeñado un rol clave en la lucha contra el terrorismo en el país árabe, los ataques de EE.UU. se consideran una forma indirecta de apoyo de Washington a la banda takfirí.

Las fuerzas populares iraquíes son duros críticos de la presencia de EE.UU. en el territorio de su país. Su poderío militar es considerado por la Casa Blanca como un obstáculo para la materialización de los objetivos de Washington y sus aliados regionales, entre ellos garantizar la seguridad del régimen de Israel.

El Gobierno estadounidense, presidido por Donald Trump, ha adoptado una posición hostil hacia estas tropas populares, apoyadas por todos los grupos iraquíes,: bombardea sus posiciones y les ha impuesto brutales sanciones.

msm/lvs/tqi/mkh