• El comandante en jefe del CGRI, el general de división Mohamad Ali Yafari, comparece ante la prensa, 23 de noviembre de 2017.
Publicada: jueves, 23 de noviembre de 2017 14:21

El comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) resalta que las armas de Hezbolá son su identidad y su contrapeso ante Israel.

“La naturaleza de Hezbolá (Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano) requiere estar armado y bien preparado ante el enemigo jurado de la nación libanesa, es decir Israel”, ha destacado este jueves el comandante en jefe del CGRI, el general de división Mohamad Ali Yafari.

Tras indicar que El Líbano es el primer objetivo del régimen de Tel Aviv, el alto titular castrense iraní ha calificado de “lógico y normal” que Hezbolá esté equipado con las mejores armas para así garantizar su seguridad.

“Y desde luego esto no es un asunto negociable y toda la nación libanesa defiende a Hezbolá y sus armas”, ha subrayado el general Yafari.

La naturaleza de Hezbolá (Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano) requiere estar armado y bien preparado ante el enemigo jurado de la nación libanesa, es decir Israel”, destaca el comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), el general de división Mohamad Ali Yafari.

 

Seguidamente, ha hecho referencia a la formación de organizaciones similares en Siria e Irak (las fuerzas populares iraquíes conocidas como Al-Hashad Al-Shabi) y apuntado que los movimientos populares han desempeñado un crucial papel en la lucha contra el terrorismo.

A este respecto, ha detallado que se ha culminado la lucha contra el dominio del grupo terrorista takfirí EIIL (Daesh, en árabe) pero todavía siguen las luchas contra su ideología y sus conspiraciones.

En otra parte de sus comentarios, ha precisado que “hemos de dejar claro que cualquier batalla nueva desembocará en la extinción del régimen sionista y esto es una suposición ya demostrada”.

Son testigos (los israelíes y sus aliados) del gran poderío del eje de la Resistencia, su unidad y su firmeza ante el enemigo, y ya están atemorizados y bien conscientes de que un menor ataque contra cualquier parte de este eje recibiría la respuesta de todos sus miembros y seguidores, ha sentenciado.

Por último, ha lamentado la alineación de ciertos países de la región de Oriente Medio, sobre todo Arabia Saudí, con las políticas de Israel y EE.UU. y ha afirmado que todas sus medidas buscan impedir la gran influencia de Irán y la Revolución Islámica entre los pueblos de la zona.

tas/ktg/mnz/mkh