• Mohamad Javad Zarif, canciller de Irán, en la reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, 20 de septiembre de 2017.
Publicada: viernes, 10 de noviembre de 2017 19:36

El canciller de Irán, Mohamad Javad Zarif, advierte de las consecuencias de avivar más crisis en el suroeste de Asia, fruto de planes de ‘personas inexpertas’.

“Una persona más experimentada podría considerar que duplicar malas apuestas avivando más crisis es insensato y puede acabar mal”, ha escrito hoy viernes Zarif en su cuenta de Twitter.

En el mismo tuit, el canciller ha señalado algunas de las crisis experimentadas por la región en las últimas décadas, como la ejecución del dictador iraquí Saddam Husein, tres años después de su captura por el Ejército estadounidense en diciembre de 2003, año en el que EE.UU. y sus aliados invadieron Irak.  

Seguidamente, Zarif alude al grupo armado Talibán, en Afganistán, país al que atacaron en 2001 Washington y sus aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), so pretexto de luchar contra el terrorismo.

A continuación, el ministro recuerda al asesinado líder de alto rango de Al-Qaeda en Irak, Abu Musab al-Zarqawi, y a la banda terrorista EIIL (Daesh, enárabe) como ejemplos de “malas apuestas redobladas”.

El canciller iraní se refiere también a la crisis de Yemen, el país más pobre de Oriente Medio, que vive una prolongada guerra lanzada por Arabia Saudí en marzo de 2015; y a la más reciente crisis entre Catar y varios Estados árabes, iniciada en junio.

El máximo diplomático iraní agrega a esa lista El Líbano, que ha entrado en una nueva fase de la contienda política luego de que el primer ministro Saad Hariri renunciara el sábado a su cargo desde Arabia Saudí.

Una persona más experimentada podría considerar que duplicar malas apuestas avivando más crisis es insensato y puede acabar mal”, ha escrito Mohamad Yavad Zarif, canciller de Irán, en su cuenta de Twitter.

 

Hariri no ha sido visto en El Líbano desde entonces. Según funcionarios libaneses, está detenido en Riad. El Gobierno de Beirut ha puesto en entredicho su renuncia. Grupos políticos del país como el Movimiento de la Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) han acusado a Arabia Saudí de presionar a Hariri para que dimitiera.

La renuncia por sorpresa del premier libanés cuando se encontraba de visita en el reino árabe ha desatado especulaciones en su país sobre la posibilidad de que, con esta medida, el régimen de Riad busque debilitar a Hezbolá.

msm/mla/tmv/hnb

Comentarios