• Ali Akbar Velayati, asesor para Asuntos Internacionales del Líder de la Revolución Islámica de Irán.
Publicada: sábado, 16 de septiembre de 2017 17:41
Actualizada: sábado, 16 de septiembre de 2017 18:07

Un asesor del Líder de la Revolución Islámica de Irán advierte de que los movimientos separatistas en la región solo sirven a los intereses de EE.UU. e Israel.

Ali Akbar Velayati, asesor para Asuntos Internacionales del Líder, confirma la oposición de Teherán al referéndum secesionista de la región semi-autónoma del Kurdistán de Irak, convocado para el 25 de septiembre.

“La República Islámica de Irán se opone a cualquier movimiento separatista, ya sea a sabiendas o por negligencia, en Irak o en cualquier otro país de la región”, ha subrayado este sábado el funcionario.

Recuerda que la República Islámica de Irán, siendo como es un “aliado estratégico” de Irak, apoya cualquier postura del Gobierno legal de dicho país.

“El Ejecutivo legal de Irak y la mayoría de su población kurda rechaza esa ambiciosa demanda (la independencia del Kurdistán). La nación iraquí desea un Irak unido. Si arranca este proceso separatista en la región, no tendrá punto y final y sin duda, las potencias hegemónicas, en particular, EE.UU. y el régimen sionista, se beneficiarán de ello”, ha apostillado Velayati.

El Ejecutivo legal de Irak y la mayoría de su población kurda rechaza esa ambiciosa demanda (la independencia del Kurdistán). La nación iraquí desea un Irak unido. Si arranca este proceso separatista en la región, no tendrá punto y final y sin duda, las potencias hegemónicas, en particular, EE.UU. y el régimen sionista, se beneficiarán de ello”, ha apostillado Ali Akbar Velayati, asesor para Asuntos Internacionales del Líder de la Revolución Islámica de Irán.

 

El funcionario persa hace hincapié en que la República Islámica se opone a cualquier plan destinado a socavar la seguridad regional.

El Gobierno de Bagdad se ha opuesto al plan secesionista impulsado por el presidente kurdo, Masud Barzani, considerándolo “inconstitucional” y contrario a los intereses del país: un país que, de hecho, lucha por expulsar al grupo terrorista Daesh (acrónimo árabe de EIIL) de los territorios que aun controla.

Pese a los rechazos y advertencias internacionales, el gobierno regional kurdo ha mostrado su firme decisión de seguir adelante con el referéndum que fue respaldado ayer viernes por la mayoría de los legisladores en el Parlamento del Kurdistán iraquí.

Israel ha apoyado a las claras la desintegración de Irak, pero no desinteresadamente. El régimen de Tel Aviv considera que un Estado kurdo sería un buen “socio para Israel”, uno que podría unirse con este régimen contra la República Islámica de Irán.

Además, según varios expertos y medios de comunicación, Tel Aviv habría alcanzado un ‘acuerdo secreto’ con las autoridades kurdas para colonizar la región del Kurdistán de Irak con 200 000 judíos.

ftm/fdd/nii/