• El secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en una reunión en Washington, 12 de noviembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 19 de noviembre de 2019 1:38

El Frente Guasú (FG), repudia la visita del Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, quien arriba hoy lunes a Paraguay.

La mayor fuerza de izquierda de Paraguay, el Frente Guasú, ha repudiado la presencia del secretario general de la Organización de los Estados Americanos en el país, por su condición de “cómplice y responsable de la muerte y represión brutal que sufre hoy el pueblo boliviano”.

A través de un comunicado, este bloque político ha expresado su “repudio a la presencia de un personaje nefasto para toda la región, y cuya función es validar y extender la política exterior injerencista del presidente Donald Trump de EE.UU. sobre nuestro continente”.

Asimismo, el texto ha mencionado que “durante la gestión de Almagro al frente de la OEA, esta socavada organización ha reafirmado y profundizado su papel de guerra y no de paz para la región”.

“Desde el golpe contra el presidente Evo Morales ya son 23 las personas que han sido asesinadas por este gobierno de facto (…) Toda esta situación es validada y apuntalada por la gestión de Almagro, quien se encuentra realizando un trabajo de lobby a nivel regional para justificar esta criminal situación”, ha indicado el comunicado.

Expresamos nuestro repudio a la presencia de un personaje nefasto para toda la región, y cuya función es validar y extender la política exterior injerencista del Presidente Donald Trump de Estados Unidos sobre nuestro continente”, ha expresado el Frente Guasú, la mayor fuerza de izquierda de Paraguay.

LEER MÁS: México critica el “silencio” de la OEA ante golpe contra Morales

La semana pasada Almagro, en un acto de cambio de postura hacia Morales, consideró que quien cometió un “golpe de Estado” en Bolivia fue Evo Morales, al que acusó de haber tratado de “robar las elecciones del 20 de octubre”.

Morales, el primer presidente indígena en la historia de Bolivia, renunció a su cargo para “preservar la paz”, tras un golpe de Estado dirigido por la oposición y la petición de la Policía y las Fuerzas Armadas del país de renunciar, y después de que la OEA confirmara en su informe supuestas “irregularidades” en las elecciones presidenciales y pidiera la celebración de nuevos comicios.

LEER MÁS: Estudio refuta versión electoral de OEA que causó golpe en Bolivia

Poco después Jeanine Áñez, la segunda vicepresidenta de la Cámara de Senadores de Bolivia y perteneciente al partido de derecha Movimiento Demócrata Social, se autoproclamó presidenta interina de Bolivia, pese a no cumplir con los requisitos constitucionales necesarios para ello, lo que provocó una crisis y masivas protestas en el país andino.

Al respecto, esta alianza ha tildado de “ilegítimo e ilegal” al autoproclamado Gobierno de Áñez y lo ha considerado de ser usurpador de “la primera magistratura de ese país”. La formación ha destacado además que Añez “ha firmado un decreto ilegal por el cual se exime a los militares de responsabilidades penales por el uso de la fuerza contra la población civil”.

“Condenamos la represión del Gobierno de facto de Áñez, al estilo de las dictaduras militares del continente en la década de 1970”, ha añadido el comunicado.

mrz/rha/hnb

Comentarios