• El exasesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton (dcha.) y el presidente estadounidense, Donald Trump.
Publicada: sábado, 20 de junio de 2020 9:55

Se publican libros que atacan al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y revelan detalles inéditos sobre el magnate neoyorquino.

Donald Trump, tuitero adicto, voraz televidente de los informativos de las cadenas de noticias de su país, amante del golfo, devorador de comida rápida y escasa capacidad de retener los informes de política preparados por sus asesores y menos aún un lector capaz de comentar un libro, va a tener que entrar en la lectura obligada en las próximas semanas.

No lo hará porque tenga preferencia por las letras, sino por constatar la máxima que no es necesario tener enemigos, cuando se posee amigos y familiares capaces de causar daños más profundos que una Massive Ordnance Penetrator. Afirmación que día a día se consolida para el mandatario estadounidense, al publicarse un par de libros que sacarán ronchas en la Casa Blanca.

Trump el tóxico

Uno, de John Bolton, su amigo y ex asesor nacional de seguridad, quien ha decidido sacar a la luz un escrito de revelaciones, que tal vez sea la causa de la debilidad motora que hemos observado en los últimos días en el inquilino de la Casa Blanca. El otro libro, como si no fuera suficiente para desatar la furia de Trump y que sale un mes después del que ha escrito John Bolton, lo tendremos a nuestra disposición, por obra y gracia de la única sobrina del mandatario estadounidense, Mary Trump. Ello, el día 28 de julio, en un lanzamiento que promete tener todo el brillo mediático que tanto gusta a los Trump.

El texto de Mary Trump, en su edición digital, se ha situado entre los cinco libros más vendidos. "Demasiado y nunca es suficiente: cómo mi familia creó al hombre más peligroso del mundo" es el título de las confesiones de Mary, que representa, según lo consignado en el sumario del libro del portal de ventas electrónico “un retrato revelador de Donald J. Trump y la familia tóxica donde creció". Las letras de esta sicóloga clínica han sido descritas como un antecedente fundamental para llegar a conocer el origen de la personalidad, conducta y forma de ser de este multimillonario devenido presidente, que según Mary Trump, permitirán que los lectores y todo aquel que quiera profundizar en la vida del polémico mandatario estadounidense, tenga una visión más cercana a la realidad y alejada de la parafernalia y mitos que el propio Donald Trump ha construido a lo largo de su vida.

No hay dudas que la lectura será interesante, no garantizo la calidad literaria,  pero su prólogo anticipa polémica, sobre todo porque lo que se detalla surge de una mirada íntima de la familia y que arroja “una luz más brillante, que aquella obscuridad que rodea la historia de una familia de la cual surge un hombre, hoy en día, convertido en un líder político de una superpotencia que amenaza la seguridad económica, la salud y el tejido social del conjunto del planeta”.

La casa editorial, Simon &Schutster señala que la autora –hija del fallecido hermano mayor de Trump, Fred Trump Junior- pasó gran parte de su infancia junto a Donald Trump y sus cuatro hermanos. Habitando la enorme casa que los Trump en el corazón del segundo Distrito más poblado de Nueva York, Queens, en Long Island. Un Distrito definido como multicultural y donde es posible encontrar la presencia de 160 idiomas distintos, que parece no haber influido positivamente en el carácter supremacista de su tío Donald. La señalada Mary Trump ha descrito esa vivencia junto a Donald y sus hermanos como “una pesadilla de traumas, relaciones destructivas y una trágica combinación de negligencia y abuso" con referencia a las presiones que su padre habría recibido tanto de su hermano Donald como de su abuelo Fred, para seguir más la voluntad del negocio familiar que su afición por los aviones.

Trump el Ignorante

Como si no fuera suficiente con que se dispare contra Trump desde su propia familia, el mandatario estadounidense observa con pavor como se acerca a velocidad match 5 un misil potentísimo. Si el proyectil de Mary Trump era un misil con cabeza dotada de explosivos convencionales, el de John Bolton tiene una ojiva con carga nuclear suficiente, para generar daño permanente. Un Bolton que conoce los secretos más íntimos en materia de llevar adelante las materias de lo que en Estados Unidos se conoce como la seguridad nacional, que no es otra cosa, que la mezcla entre la política interna y externa, que tanto daño causa a gran parte de la humanidad.

El misil literario que ha generado la indignación de Trump ya está a la venta en su edición digital, esperando el lanzamiento público que está programado para el día 23 de junio. “La habitación donde sucedió: una memoria de la Casa Blanca” es el título del mencionado proyectil, que ya causó las primeras reacciones de Trump al señalar, cual niño rezongón, que “Bolton es un tonto descontento y aburrido, que sólo quería ir a la guerra y ha violado la ley al usar en su libro información altamente clasificada”. Medios como The Wall Street Journal, The New York Times y The Washington Post ha sacado extractos del libro, que han generado enorme expectación, en momentos que la Casa Blanca acude a la justicia, para tratar de conseguir que se dictamine la suspensión de la salida pública de este libro, bajo el argumento que “comprometería la seguridad nacional”

Bolton deja al descubierto la rusticidad supina del presidente estadounidense, en materia de geografía e historia, de relaciones internacionales. Con anécdotas que dejan al descubierto, lo peligroso que es tener un ignorante a cargo de una de las naciones más poderosas del planeta. Siempre buscando favorecer a aquellos que podrían significarle algún rédito en materia de posibles negocios futuros. Un mandatario, por ejemplo, que lo mismo otorgaba su apoyo a un títere político como el autoproclamado Juan Guaidó, para que horas después sacará conclusiones absolutamente negativas a quien considera un hombre insignificante, alfeñique frente a Nicolás Maduro. Un Juan Guaidó sin gobierno, sin pueblo y sin apoyo que lo lleve a usurpar lo que no ha podido conseguir en votos. Un ser anodino frente a los ojos del megalómano Trump

Bolton precisa que Donald Trump tiene una obsesión con Venezuela, a quien en su ambición y deseos de usurpar sus riquezas naturales lo considera simplemente como una presa a engullir, un botín que debe pertenecer, sí o sí a Estados Unidos. Y eso, alentado, claramente por aquella caterva de políticos ultraderechistas venezolanos, que en forma indigna, han vendido a su propia patria. A mi entender Bolton, en este punto, trata de “sacar las castañas con las manos del gato” como se dice popularmente en nuestro continente.  Tanto Trump como Bolton, son seres ambiciosos, belicistas y deseosos de impulsar procesos de agresión y desestabilización contra la nación sudamericana. Bolton era la cara más dura de la Casa Blanca respecto al objetivo de derrocar al gobierno venezolano. La diferencia fundamental entre ambos radica más bien el tiempo de las operaciones y la profundidad de las acciones desestabilizadoras, pero los dos han sido protagonistas de las sanciones, bloqueos, embargos e intentos golpistas absolutamente violatorios de los derechos humanos del pueblo venezolano y del derecho internacional.

Los dimes y diretes se vienen con gran sabor en el libro de Bolton. Los ataques de Trump contra su ex asesor se van a intensificar y saldrá a relucir aquello que suele ocultarse cuando se trabaja junto, pero salta como un resorte cuando se sienten traicionados.  La propia editorial Simon&Schuster ha señalado, que John Bolton confiesa en su libro que Trump tomaba siempre sus decisiones en base a cálculos electorales, no había nada que hiciese sin que tuviese en mente el mes de noviembre del año 2020. Las palabras textuales de Bolton dejan claro que el apetito por la conservación del poder implica pasar por encima de valores, medidas, seguridad y respeto a los derechos humanos de miles de millones de personas. “Trump es un presidente, según Bolton, para el que ser reelegido es lo único que importa, incluso si eso significa poner en peligro o debilitar a la nación". El libro muestra, según lo afirma la editorial consignando a Bolton “a un presidente adicto al caos, que abrazó a nuestros enemigos y rechazó a nuestros amigos y que sospechaba profundamente de su propio gobierno”.

No ayuda mucho a Trump que en estos días haya dicho que está reevaluando la presencia de tropas estadounidenses en Alemania y asegurar el pago de las facturas militares, que según él la OTAN y especialmente Europa le deben a Washington. Las palabras de Trump reflejaron una profunda animadversión contra Angela Merkel, en especial, al señalar   "Estamos protegiendo a Alemania y son unos delincuentes. No tiene sentido, así que dije: vamos a reducir el número a 25 000 soldados". Una propuesta que considera retirar en el mes de septiembre una cifra de 10 mil efectivos, que afectaría, según los críticos de esta medida la acción de los cuarteles generales de la fuerza área y del Ejército estadounidense estacionado en suelo germano, así como el Comando para África– Africom, así como centros de entrenamiento y espionaje estacionados en el país europeo.

Tal vez Trump, con esa ceguera que lo caracteriza y ese empecinamiento de mostrase como el político con más poder y capaz de decir lo que piensa aunque ello le cueste el desprecio, incluso de aquellos que son sus aliados; con esta decisión digo, justamente le está dando la razón a su ex amigo John Bolton “abraza a sus enemigos y rechaza a los que se supone pueden ser sus amigos y aliados”. Trump avanza rápido, ya el Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó una demanda contra Bolton, pidiendo que se orden difiera la salida del libro, para así verificar si efectivamente contiene información clasificada que puede afectar la tantas veces manifestada “seguridad nacional”. De mi parte, me propongo, en cuarentena sanitaria, a pesar de mi desconfianza en la calidad literaria de ambos libros, leerlos como una manera de saciar mi curiosidad y refrendar lo tóxico e ignorante con que suelo calificar al presidente estadounidense.

Pablo Jofré Leal