• Nicaragua en 2018: Inestabilidad por protestas antigubernamentales
Publicada: domingo, 30 de diciembre de 2018 1:06
Actualizada: domingo, 30 de diciembre de 2018 3:19

Nicaragua enfrentó en el año 2018 una crisis, calificada como un intento de golpe de Estado provocado por la oposición y financiado por Estados Unidos.

El Gobierno de Daniel Ortega realiza esfuerzos por recuperar la normalidad y que retorne la paz, estabilidad y seguridad. Este es un resumen anual de los acontecimientos registrados durante este año en ese país centroamericano.

Las proyecciones económicas de Nicaragua para 2018 indicaban que este país crecería entre 5 y 5.5 %, proyecciones que se cumplieron durante el primer trimestre del año.

Según el Centro de Trámite de las Exportaciones de Nicaragua (Cetrex), entre enero y febrero las ventas al exterior generaron  479.9 millones de dólares.

En abril del año 2018, Nicaragua inició una etapa de crisis sociopolítica que generó protestas en contra de la Administración de Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo, debido a unas reformas a la ley de seguridad social, días después ese decreto presidencial fue revocado. Las manifestaciones fueron catalogadas por el mandatario como un intento de golpe de Estado.

El 16 de mayo, en medio de los disturbios, se instaló la mesa de Diálogo Nacional con representantes del Gobierno, la empresa privada, estudiantes y con la mediación de los obispos con el fin de encontrar una solución a la crisis que inició el 18 de abril.

El diálogo fue suspendido el 11 de julio por falta de consenso entre las partes, mientras la oposición exigía adelanto de elecciones y el gobierno que se levantaran los retenes en las vías.

La crisis en Nicaragua llevó a reducir la proyección de crecimiento a 1 % y la caída en los sectores productivos. A pesar de eso, el gobierno trabaja por recuperar la normalidad.

El año cierra con la amenaza de la aprobación de la iniciativa de la ley de Condicionalidad de la Inversión Nicaragüense, conocida como NICA Act (acrónimo en inglés de Nicaraguan Investment Conditionality Act) por parte de Estados Unidos, lo que igualmente el Gobierno de Daniel Ortega tilda de injerencismo.

Moisés Mercado, Managua.

mhn/mkh

Comentarios