• La apertura del 33º período ordinario de sesiones de la Asamblea de Jefes de Estado y de Gobierno de la UE en Adís Abeba, 30 de mayo de 2021. (Foto: Reuters)
Publicada: miércoles, 2 de junio de 2021 20:32

La Unión Africana (UA) suspende a Mali de su membrecía en el ente regional y amenaza con imponerle sanciones por el reciente golpe militar ocurrido en el país.

En un comunicado emitido este miércoles, la organización panafricana ha anunciado su decisión de “suspender inmediatamente a la República de Mali de su participación en todas las actividades de la Unión Africana, sus órganos e instituciones, hasta que se restablezca un orden constitucional normal en el país”.

Esta medida se obra después de que en el país africano se produjera la semana pasada un segundo golpe de Estado militar en tan solo nueve meses, poniendo en peligro la estabilidad en una región azotada por la lacra del terrorismo de manos de los grupos afines a Daesh.

En la nota, emitida por el Consejo de Paz y Seguridad (PSC) del mencionado organismo, se insta “de forma encarecida” a las Fuerzas Armadas de Mali a que “con urgencia e incondicionalmente regresen a sus cuarteles y se abstengan de toda interferencia futura en el proceso político”.

La organización, con sede en Adís Abeba, capital etíope, ha exigido que se establezcan las condiciones propicias para el retorno a una transición democrática liderada por civiles y sin que haya de por medio “obstáculos” que impidan la implementación de una hoja de ruta de transición acordada entre las partes.

“De lo contrario”, se advierte en el documento que el Consejo de Paz y Seguridad de la UA “no dudará en imponer sanciones selectivas y otras medidas punitivas” contra quienes impiden la transición en el país del Sahel.

 

La decisión de la UA sigue a la de la Comunidad Económica de los Estados del África Occidental (ECOWAS, por sus siglas en inglés), que también anunció la suspensión de Mali de sus instituciones.

Mali ha sufrido dos golpes de Estado en nueve meses

El 18 de agosto de 2020, el que fuera presidente maliense, Ibrahim Boubacar Keita, acusado de corrupción y de no actuar frente a la inseguridad, fue derrocado tras varios meses de manifestaciones antigubernamentales.

En ese momento, la UA suspendió al país africano, pero volvió a admitirlo a principios de octubre para no castigar a la población, después de que la junta militar se comprometiera a llevar a cabo una transición hacia un poder civil en el plazo de 18 meses.

El 15 de abril de este año en curso, las autoridades de la transición establecieron fechas en febrero y marzo de 2022 para las elecciones presidenciales y legislativas. Sin embargo, los militares se alzaron a finales de mayo al ejecutar un segundo golpe de Estado, en el que arrestaron al presidente transitorio de Mali, Bah Ndaw, y al primer ministro, Moctar Ouané, asumiendo el control del país.

krd/anz/mkh