• Combatientes del movimiento iraquí Al-Nuyaba.
Publicada: lunes, 25 de septiembre de 2017 22:20

El movimiento iraquí Al-Nuyaba dice estar preparado para lanzar una ofensiva que libere de los kurdos separatistas la provincia de Kirkuk, en el norte de Irak.

“Kirkuk está ocupada por los kurdos, pues, antes de que sea demasiado tarde, el Gobierno iraquí debe aplicar todas las medidas adecuadas para liberar la urbe. Y el movimiento Al-Nuyaba está preparado para arrebatar a las facciones separatistas el control de la urbe”, ha declarado este lunes Hashem al-Mosavi, un portavoz de Al-Nuyaba en un comunicado.

Añade que el comandante en jefe –el primer ministro de Irak, Haidar al-Abadi,– debe enviar tropas militares a los campos petroleros de Kirkuk para impedir que los kurdos sigan robando la riqueza del pueblo iraquí.

Las Fuerzas Armadas y las de Al-Hashad Al-Shabi (fuerzas populares), ha asegurado Al-Mosavi, están esperando las órdenes de Al-Abadi para asegurar la integridad territorial de Irak.  

La provincia de Kirkuk, una de las zonas en disputa más sensible, alberga el 10 por ciento de las reservas petroleras de Irak. Además de kurdos, en Kirkuk viven árabes y turcomanos que se sienten discriminada ante el avance kurdo.

Kirkuk está ocupada por los kurdos, pues, antes de que sea demasiado tarde, el Gobierno iraquí debe aplicar todas las medidas adecuadas para liberar la urbe. Y el movimiento Al-Nuyaba está preparado para arrebatar a las facciones separatistas el control de la urbe”, declara Hashem al-Mosavi, un portavoz de Al-Nuyaba.

 

Además de Kirkuk, desde la invasión de Estados Unidos y la caída del dictador Saddam Husein en 2003, los kurdos controlan áreas de Nínive (norte), Diyala y Salah al-Din (al norte de la capital, Bagdad), que se sitúan fuera de las tres provincias del norte de Irak que forman la región semiautónoma de Kurdistán. 

Las nuevas zonas en disputa fueron tomadas por combatientes kurdos (Peshmerga) en 2014, aprovechando el caos causado por la ofensiva del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

Este lunes, los kurdos iraquíes celebraron un referéndum separatista, pese al rechazo de Bagdad, países de la región y la comunidad internacional. 

El Gobierno iraquí sostiene que el voto separatista pone en peligro la integridad territorial de Irak y, la semana pasada, había advertido que intervendrá militarmente si el referendo del Kurdistán iraquí desencadena violencia.

Este domingo, en reacción a la consulta separatista que el Gobierno considera inconstitucional, la Oficina del primer ministro iraquí instó a los gobiernos extranjeros a no comprar petróleo del Kurdistán y pidió a las autoridades de la región semiautónoma a entregar los aeropuertos y controles fronterizos.

mkh/ncl/zss/hnb

Comentarios