• Un agente de seguridad polaca rocía con gas pimienta a un migrante en la frontera con Bielorrusia, 16 de noviembre de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 17 de noviembre de 2021 9:00

Bielorrusia acusa a las fuerzas polacas de recurrir a los productos irritantes para repeler a los migrantes concentrados en la frontera bielorrusa-polaco.

Fuimos testigos de que las fuerzas de seguridad polacas utilizaron sustancias especiales que contenían productos químicos irritantes tóxicos contra los refugiados, incluidos niños y mujeres, en la frontera entre Bielorrusia y Polonia”, informó el martes el subjefe del departamento de protección radiológica, química y biológica del Cuartel General de las Fuerzas Armadas de Bielorrusia, Ígor Malik.

El funcionario recalcó que el uso de sustancias tóxicas puede provocar daños permanentes a la salud humana, daños a los órganos respiratorios y a los ojos; Por ello, instó a una evaluación jurídica de los actos irritantes de los polacos, tal y como recoge la agencia local de noticias BelTA.

Por su parte, el ministro de Asuntos exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, calificó de “inaceptable” el comportamiento de las fuerzas polacas contra los refugiados.

 

“La actitud de la parte polaca es absolutamente inaceptable. Creo que el gas lacrimógeno, los cañones de agua y los tiros sobre las cabezas de los migrantes hacia la dirección de Bielorrusia refleja, opino yo, la intención de ocultar sus intenciones”, denunció el martes el diplomático ruso ante la prensa.

Conforme a Lavrov, el Gobierno polaco viola “todas las normas posibles del derecho internacional humanitario y otros compromisos de la comunidad internacional”. En esta misma línea reiteró una vez más que el país euroasiático está dispuesto a hacer todo lo posible para ayudar a resolver la crisis migratoria en la frontera bielorruso-polaca.

Las relaciones Minsk-Varsovia se han intensificado durante las últimas semanas por flujo migratorio y la llegada de miles de migrantes y refugiados a la frontera entre ambos Estados. EE.UU. y algunos de sus socios occidentales culpan a Minsk de impulsar la crisis migratoria con fines políticos. No obstante, las autoridades bielorrusas rechazan estas acusaciones y denuncian el despliegue militar polaco cerca de sus fronteras y acusan a Varsovia de cortar el paso a estas personas, usando incluso “violencia física”, “gases” y “disparando por encima de sus cabezas”.

rth/fmk/rba