• Tropas polacas participan en los ejercicios militares “Defender-Europe 20” en Polonia, 17 de junio de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 20 de noviembre de 2020 18:19

El jefe de la Diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, describe como “fragmentada” la situación de la defensa de las Fuerzas Armadas europeas.

Durante una rueda de prensa posterior a la videoconferencia de ministros de Defensa de los Veintisiete celebrada este viernes, Borrell se ha referido al informe anual coordinado sobre Defensa que ha elaborado la Agencia Europea de Defensa, señalando que en ese documento se ve “claramente” que las Fuerzas Armadas europeas “sufren de fragmentación, duplicación y un compromiso operativo insuficiente”.

El alto cargo europeo ha afirmado que los miembros de la UE necesitan convertirse en un proveedor de seguridad “más fuerte” y ha instado a prestar más atención a la política de Defensa común del club comunitario.

“Tenemos que estar mejor preparados para los desafíos de mañana. […] Para mí está más claro que tenemos que fortalecer”, ha enfatizado.

En lo referente a sus desafíos, Borrell ha indicado también que si el Ejército de Estados Unidos solo tiene cuatro tipos de barcos de guerra y solo un tipo de tanque principal, no tiene mucho sentido que en Europa tengan treinta tipos diferentes de barcos de guerra y dieciséis tipos diferentes de tanques de batalla.

 

Por otra parte, Borrell se ha referido al último documento de los servicios de inteligencia conocido como “Brújula Estratégica” de la UE –una iniciativa que pretende dar a los Veintisiete una dirección estratégica común en el ámbito de la Seguridad y la Defensa–, asegurado que gracias a él “podemos avanzar en desarrollar nuestra respuesta gracias a un mejor entendimiento de nuestro entorno de seguridad”.

A través de este trabajo, –que sirve como guía de estrategia militar para definir las futuras amenazas, objetivos y ambiciones en materia de defensa, al tiempo que se centra en seis nuevas áreas de desarrollo conjunto de armas, entre las que se incluyen tanques de guerra–, la UE, liderada por Francia, quiere convertirse en una potencia militar autónoma a largo plazo, lo suficientemente fuerte para luchar por su cuenta.

La creación de este proyecto conjunto de defensa es el resultado de las amenazas y críticas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante los últimos cuatro años y la falta de cooperación de los europeos, especialmente en el ámbito financiero de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

nkh/lvs/rba/mjs