• --
Publicada: lunes, 26 de noviembre de 2012 8:49
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 14:58

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, se reunirá esta semana en Moscú, capital de Rusia, con los representantes de la oposición siria que apuestan por una salida política al conflicto armado que vive el país árabe desde marzo de 2011. Según revelan los medios, la autoridad rusa mantendrá encuentros con dirigentes del Comité de Coordinación Nacional, así como con los opositores kurdos, que residen en Siria, es decir, miembros de la oposición interna, y buscarán una solución dialogada a la crisis siria. Fuentes en Siria informan de que esa representación opositora llegará el próximo miércoles a Moscú. Dentro de esa delegación figura también el copresidente del partido Unión Democrática de Siria, Saleh Mouslim . El pasado viernes Lavrov informó de que mantendría encuentros con los opositores sirios que están a favor de una solución política a los disturbios internos del país y que, de hecho, no comparten las decisiones adoptadas en Doha, capital catarí, durante el encuentro de la oposición siria residente en el extranjero. Moscú apoya "la unificación de la oposición en la plataforma favorable al diálogo, y no en la de la guerra", sostuvo Lavrov, que se reunirá con los representantes de la oposición que buscan un acuerdo político hacia una transición y las reformas. Según Lavrov, en el encuentro de Doha, que contó con la presencia de Estados Unidos, Francia, Turquía y Reino Unido, además de la nueva coalición de la oposición siria residente en el extranjero, no se admitió otro camino sino el derrocamiento del presidente sirio, Bashar al-Asad. “Opino que esta no es una obra siria. Como se ha podido ver, es producto de la mano de EE.UU. y Catar. Para los opositores este respaldo es un gran honor. Ya que cuando una oposición crece fuera de su patria, simplemente es una parte del complot extranjero, que cuando hace falta, se usa para sembrar incredulidad y provocar la destrucción de un país”, precisó. Además, el analista internacional Juan Luis González Pérez considera que el respaldo internacional a la oposición siria parte de un plan del Occidente, existente hace años, para derrocar al Gobierno de Damasco. nas/nii/
Comentarios