• Rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud.
Publicada: viernes, 21 de agosto de 2015 13:06

Las cadenas televisivas de EE.UU. están recibiendo millones de dólares para incitar a los ciudadanos estadounidenses oponerse a un acuerdo nuclear con Irán, informó el jueves un portal de noticias del país.

De acuerdo con First Look, alrededor de 6 millones de dólares fueron ofrecidos a varias cadenas para llamar a los estadounidenses a exigir a los senadores de EE.UU. oponerse al Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés).

“La prestación de servicios legales a la embajada de Arabia Saudí”, así describe su trabajo el exsenador Norm Coleman.

Este dinero viene del grupo ‘Iniciativa de seguridad estadounidense’ (American Security Initiative), cuyo presidente, el exsenador Norm Coleman, es un conocido cabildero de Arabia Saudí. Coleman recibe 60 mil dólares mensualmente desde Riad bajo su firma llamada Hogan Lovells.

En julio de 2014, Coleman describió su trabajo como “la prestación de servicios legales a la embajada de Arabia Saudí” en temas que incluyen “los desarrollos legales y políticas que involucran a Irán y que limitan la capacidad nuclear iraní”, recuerda First Look en su informe.

Junto con Coleman, los antiguos senadores estadounidenses como Joe Lieberman, Evan Bayh y Saxby Chambliss, todos apoyados por el régimen de Al Saud, no escatiman esfuerzos para influir en los actuales senadores norteamericanos o la opinión pública de Estados Unidos contra Teherán.

El pasado 14 de julio, Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Rusia, China y Francia más Alemania) acordaron el JCPOA, que prevé la eliminación de las sanciones antiraníes a cambio de algunas restricciones al programa de energía nuclear del país persa. El JCPOA fue aprobado el 20 de julio por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).​

Jefa de la Diplomacia europea, Federica Mogherini (izquierda), y el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif (derecha), al final de los diálogos nucleares en capital austriaca, Viena.

 

Mientras tanto, el Congreso estadounidense, dominado por los diputados del Partido Republicano, someterá a votación el JCPOA en septiembre próximo. La Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes presentó el pasado 5 del mes en curso un proyecto de ley para desaprobar el consenso nuclear.

La mayoría de los republicanos se oponen al acuerdo nuclear, pero necesitan el voto de dos tercios en ambas cámaras del Congreso para anular un veto presidencial, lo que el presidente Barack Obama prometió hacer en caso de la negativa del Congreso al JCPOA; de modo que para llegar a ese umbral, los republicanos necesitan el apoyo demócrata.

En momentos en que la conclusión de los diálogos nucleares ha recibido el beneplácito de gran parte del mundo, desde la Unión Europea (UE), Asia-Pacífico y Oriente Medio hasta América Latina, el secretario de Energía de EE.UU., Ernest Moniz, declaró que su país quedaría aislado, si el Congreso rechaza la conclusión de los diálogos nucleares entre Irán y el Sexteto.

zss/ktg/kaa

Comentarios