• Mijaíl Uliánov, embajador ruso ante las organizaciones internacionales radicadas en Viena, llega al lugar de los diálogos sobre PIAC, 15 de abril de 2021. (Foto: AP)
Publicada: viernes, 16 de julio de 2021 8:27

Rusia afirma que la pausa en los diálogos de Viena sobre el acuerdo nuclear de 2015 demuestra que EE.UU. sobrestimó el impacto de la máxima presión sobre Irán.

El embajador ruso ante las organizaciones internacionales radicadas en Viena (capital de Austria), Mijaíl Uliánov, a través de un mensaje difundido el jueves en su cuenta en Twitter sostuvo que la pausa de casi un mes en las conversaciones indica que Estados Unidos ha sobreestimado el impacto de la campaña de “máxima presión” de la anterior Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, sobre Irán.

Al respecto, agregó que Irán no tiene ninguna prisa para que EE.UU. vuelva al pacto nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), del que se salió unilateralmente en mayo de 2018.

La presión continúa, pero Irán no tiene prisa, aunque sabe que cuanto antes se completen las conversaciones, se levantarán enseguida las sanciones”, enfatizó y agregó que las sanciones no son el único factor que la República Islámica tiene en cuenta.

 

El diplomático ruso precisó en otro tuit que si la interrupción de las conversaciones dura demasiado, los negociadores pueden perder el impulso y el proceso tomaría mucho más tiempo de lo esperado.

Hasta la fecha, Irán y los signatarios del PIAC, es decir el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania, han celebrado seis rondas de negociaciones en Viena —en las que EE.UU. también participa de manera indirecta— y casi han llegado a las etapas finales.

En reiteradas ocasiones, Irán ha declarado que no tiene prisa en las negociaciones, pero tampoco permitirá que se hagan muy largas y agotadoras, y que les toca a otros miembros del PIAC la toma de decisiones difíciles, pues, por su parte ya lo hizo al mantener vivo el pacto tras la salida de EE.UU., pese a los incumplimientos del resto de los firmantes.

La larga pausa entre la sexta y la séptima ronda de las conversaciones ha dado lugar a la suposición de que Teherán podría estar esperando que la administración entrante del presidente electo Ebrahim Raisi asuma el cargo antes de reanudar los diálogos. La sexta ronda concluyó dos días después de las elecciones presidenciales en Irán, es decir el 20 de junio.

msm/hnb