• El presidente libanés, Michel Aoun, en el palacio presidencial, Baabda, este de Beirut (capital), 24 de octubre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 16 de diciembre de 2019 10:56

La nueva ronda de manifestaciones en El Líbano, como era de esperar, impidió la formación de un nuevo gobierno, según afirma el presidente libanés, Michel Aoun.

La Presidencia libanesa ha anunciado este lunes que Aoun, atendiendo a la solicitud del primer ministro saliente, Saad Hariri, y a raíz de los disturbios del sábado y el domingo que sacudieron Beirut, capital libanesa, ha pospuesto hasta el jueves las consultas parlamentarias para nombrar nuevo premier.

“El presidente Aoun respondió a los deseos del primer ministro Hariri de posponer las consultas parlamentarias hasta el jueves 19 de diciembre”, ha comunicado el despacho presidencial en un tuit.

La ministra libanesa del Interior, Raya al-Hasan, advirtió el domingo de intentos de “infiltrados” para tratan de generar caos y destruir los esfuerzos para formar un nuevo ejecutivo que sustituirá al de Hariri, tras dimitir en bloque el 29 de octubre por las protestas callejeras.

Medios locales consideran que la nueva ola de disturbios, que comenzó el sábado, ha sido “programada”, pues algunos manifestantes portaban cascos o máscaras de gas, atacaban a los agentes policiales y de seguridad y los insultaban verbalmente con la intención de crear una situación caótica “fuera del control”.

El Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) culpa a EE.UU. de la situación que sufre su país y asegura que Washington pretende desestabilizar el país árabe para quedarse con su petróleo y satisfacer a Israel. El portal local Al-Ahd, a su vez, responsabiliza a Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) de instigar las protestas, ofreciendo dinero en efectivo y comida caliente a los manifestantes.

ask/mkh/nii/