• Un hombre arrodillado antes de ser decapitado en Arabia Saudí.
Publicada: jueves, 25 de abril de 2019 13:14
Actualizada: viernes, 26 de abril de 2019 17:48

Hezbolá de El Líbano afirma que el Gobierno de EE.UU. es cómplice en ‘crímenes atroces’ del régimen de Riad, como las decapitaciones de 37 disidentes saudíes.

El martes, el Ministerio del Interior de Arabia Saudí anunció la ejecución de 37 personas, la mayoría de ellas activistas chiíes, bajo acusaciones de supuesto “terrorismo”.

En un comunicado publicado el miércoles, el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) expresó su solidaridad con las familias de las víctimas que fueron brutalmente decapitadas.

Hezbolá condenó firmemente “el atroz crimen cometido por el régimen saudí contra civiles inocentes, involucrados únicamente en la búsqueda del derecho a la libertad y la libertad de expresión”.

El movimiento libanés dijo también que EE.UU. es un “socio clave” en las atrocidades de Arabia Saudí y pidió a los grupos de derechos humanos del mundo presionar a sus gobiernos para que expongan el papel de Riad en la creación de grupos terroristas en la región.

Estados Unidos es responsable de proteger y patrocinar a ese régimen y de presionar a la comunidad internacional para que apruebe sus crímenes atroces con el fin de preservar su dinero y sus intereses petroleros”, apostilla un comunicado publicado por el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), en alusión a las ejecuciones de 37 disidentes en Arabia Saudí.

 

“Estados Unidos es responsable de proteger y patrocinar a ese régimen y de presionar a la comunidad internacional para que apruebe sus crímenes atroces con el fin de preservar su dinero y sus intereses petroleros”, agregó Hezbolá.

Asimismo, cuestionó el silencio “sospechoso” del mundo ante los crímenes perpetrados por las autoridades saudíes y sus poderes inspirados en la ideología wahabí.

Estas decapitaciones han sido las más masiva en Arabia Saudí desde enero de 2016, cuando se ejecutó a 47 hombres en un solo día, incluyendo al clérigo chií el sheij Nimr Baqer al-Nimr.

Diferentes oenegés y organizaciones pro derechos humanos, como Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI), han denunciado en reiteradas ocasiones el aumento exponencial de la represión, el arresto y la encarcelación por Riad de activistas a los que, además, se somete a brutales torturas y agresiones sexuales incluidas.

La asociación contra la pena de muerte Reprieve, con sede en el Reino Unido, dijo en 2018 que la tasa de ejecuciones de Arabia Saudí se había duplicado desde el nombramiento de Muhamad bin Salman Al Saud como príncipe heredero en 2017.

snz/ctl/krd/alg

Comentarios