• Pancartas con mensajes para demandar justicia por asesinato del joven Laquan McDonald. Chicago el 27 de noviembre 2015.
Publicada: sábado, 28 de noviembre de 2015 0:36
Actualizada: sábado, 28 de noviembre de 2015 2:50

Miles de personas han salido este viernes a las calles de Chicago (centro-este de EE.UU) para condenar el asesinato de un adolescente negro a manos de un policía blanco, acaecido el año pasado.

"Parar el terror policial" ha sido uno de los mensajes escritos en las pancartas que levantaban algunas de las al menos 2000 personas que participaron en la marcha celebrada en una de las calles comerciales más concurridas de la ciudad de Chicago, estado de Illinois.

De acuerdo con los organizadores de la protesta, el activista político reverendo Jesse Jackson y varios funcionarios locales han encabezado la marcha que tenía como objetivo mostrar el rechazo ciudadano a la brutalidad policial en el país. En concreto, expresar indignación por el racismo de la policía que se evidencia en un video que capta la muerte a tiros del adolescente de color Laquan McDonald, de 17 años de edad.

Líder de los derechos civiles norteamericano, el reverendo Jesse Jackson (centro) se une a las protestas de Chicago (estado Illinois) para exigir justicia por la muerte de un adolescente asesinado por un oficial de policía en 2014. 27 de Noviembre 2015.

 

En este sentido, los manifestantes también han pedido la renuncia del superintendente de la policía y un fiscal superior del caso, a los que acusan de haber ralentizado y obstruido las pesquisas, además, han considerado necesario que el Departamento de Justicia abra un proceso investigativo sobre el Departamento de Policía de Chicago y su historial para encubrir irregularidades.

Por su parte, el reverendo Jesse Jackson ya había pedido el despido o al menos la suspensión de los demás agentes involucrados en la muerte de McDonald y el nombramiento de un fiscal especial en el caso, ya que, en su opinión, la fiscal estatal del condado de Cook, Anita Álvarez, había tardado mucho tiempo antes de presentar el cargo de asesinato en el tiroteo, que sucedió hace más de un año.

Esta manifestación se suma a otra similar que tuvo lugar el pasado jueves, tres días después de que las autoridades difundieran un vídeo muy gráfico capturado desde una patrulla en el que se puede apreciar cómo el agente, identificado como Jason Van Dyke, dispara 16 veces al joven.

 

"Es inconcebible que el policía que mató Laquan McDonald fuera capaz de sentarse delante de una mesa durante más de un año y cobrarse su sueldo", ha dicho James Hinton, de 49 años, quien se había unido a la marcha con un cartel que decía: "13 meses, 16 disparos".

En Estados Unidos, la violencia policial contra la comunidad afroamericana se ha convertido en un acto cotidiano lo que ha desencadenado en una ola de protestas antirracistas.

En los últimos 15 años, al menos 5600 personas han perdido la vida en Estados Unidos por la brutalidad policial, según muestra un mapa interactivo basado en los datos de la organización no gubernamental Fatal Encounters, publicado el pasado mes de abril.

krd/ncl/rba