• Soldados estadounidenses recuperan sus bolsas de lona después de regresar a casa de un despliegue en Afganistán, 10 de diciembre de 2020.
Publicada: jueves, 15 de julio de 2021 1:44
Actualizada: jueves, 15 de julio de 2021 2:18

Esta vez, en un gesto humanitario, el expresidente de Estados Unidos George W. Bush tacha de “error” la retirada de las tropas de la OTAN de Afganistán.

En una entrevista transmitida el miércoles por la televisión alemana Deutsche Welle, Bush se mostró preocupado por las consecuencias que tendrá para las mujeres y niñas afganas el repliegue de las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), encabezada por EE.UU.

Creo que esta salida tendrá unas malas consecuencias increíbles. Laura [la esposa de Bush] y yo pasamos mucho tiempo con mujeres afganas. Ellas están asustadas. Las mujeres y niñas afganas van a sufrir un daño indescriptible. Fue un error”, dijo Bush, que ordenó en 2001 la invasión de Afganistán poco después de los atentados del 11 de septiembre de ese mismo año en las ciudades estadounidenses de Nueva York y Washington D.C. (capital de EE.UU.).

 El exmandatario norteamericano agregó que le “rompe el corazón” pensar que las féminas afganas vayan a ser sacrificadas por el “brutal” grupo Talibán, que ya controla el 85 % del territorio afgano, cifra que las autoridades afganas desmienten. 

 

Tras 20 años de presencia militar en Afganistán, las tropas de EE.UU. y de la Alianza Atlántica han comenzado en los últimos meses su salida definitiva del país asiático, dejándolo sumido en la violencia. 

El grupo terrorista Daesh ha cometido un sinnúmero de violaciones e inconfesables horrores contra las mujeres en el país asiático desde su aparición en 2014, que nació como consecuencia de la injerencia extranjera de EE.UU. en la zona.

Las mismas fuerzas de la OTAN, en particular las de EE.UU., son objeto de una investigación internacional por los masivos crímenes de guerra, asesinatos de civiles, destrucciones y daños a las infraestructuras que han causado en Afganistán.

De acuerdo con varios expertos y observadores, el regreso del Talibán al poder demuestra la ayuda encubierta que provee EE.UU. a este grupo armado y constituye una clara evidencia de que pretende legitimar su presencia en la región orquestando una nueva ola de inseguridad en el país asiático.

msm/anz/mrg