• Un alguacil patrulla un supermercado en Los Ángeles, para que se mantenga el distanciamiento social. (Foto: EFE)
Publicada: viernes, 10 de julio de 2020 18:17
Actualizada: sábado, 11 de julio de 2020 0:34

Un guardia de seguridad de una tienda en Los Ángeles, en el estado de California (EE.UU.) mató el domingo a un cliente a tiros porque no usaba mascarillas.

Según informa la oficina del Fiscal de Distrito del condado de Los Ángeles, Umeir Corniche Hawkins, guardia de seguridad de un supermercado en Gardena (California) y su esposa Sabrina Carter, se enfrentan a cargos por el asesinato a tiros de un cliente de 50 años, llamado Jerry Lewis después de pelear con él porque no llevaba una máscara facial para evitar contagios por el nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19.

De acuerdo con los fiscales, Hawkins empezó a pelear con la víctima cuando entró en la tienda, sin embargo, Lewis dejó el local, pero pronto regresó de nuevo, en ese momento, la esposa del guardia apuntó con una pistola a la victima y después de unos minutos, Hawkins tomó otra arma y disparó mortalmente a Lewis cuando intentaba alejarse.

Según la policía, Hawkins y Carter, ahora detenidos con una fianza establecida en 1 millón y 35 000 mil dólares respectivamente, se declararon inocentes.

 

El caso sigue siendo investigado por la policía. Según los registros judiciales, si Hawkins es declarado culpable se enfrentaría a 50 años de prisión y su esposa a tres.

El caso de Lewis no es algo nuevo en el país norteamericano, según las estadísticas proporcionadas por la organización Gun Violence Archive (GVA), en 2019, más de 38 000 personas murieron en EE.UU. por la violencia armada.

No obstante, el pueblo estadounidense, así como un gran número de políticos y expertos, acusa al mandatario estadounidense, Donald Trump, por su apoyo al libre porte de armas en esta nación.

shz/lvs/msm/mkh