• Michael Hickson, un tetrapléjico afroamericano, murió por el coronavirus en EE.UU., después de que los médicos suspendieran su tratamiento.
Publicada: jueves, 9 de julio de 2020 18:30
Actualizada: jueves, 9 de julio de 2020 22:40

Un tetrapléjico negro que dio positivo por la COVID-19, murió en EE.UU., después que médicos suspendieron su tratamiento, porque le quedaba poca “calidad de vida”.

De acuerdo con la información del diario estadounidense Washington Post, un hombre afroamericano con discapacidad murió el 11 de junio en el estado de Texas, EE.UU. debido al nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19, luego de que los médicos se negaran a conectarlo a un respirador artificial, alegando que había pocas esperanzas de que el tetrapléjico se recuperara, por su baja “calidad de vida”.

Se trataba de un hombre llamado Michael Hickson, de 46 años, que sufrió un paro cardíaco en 2017 que lo dejó con daños cerebrales. Según aseguró su esposa, la muerte de Michael fue un “asesinato”, explicando que uno de los médicos le dijo que “no creo que sea humano o compasivo poner un tubo de respiración en este hombre”.

Además, la esposa de la víctima aclaró que los profesionales sanitarios le ocultaron comida, líquidos y cualquier tipo de tratamiento médico durante seis días antes de su muerte y que no se le informó de fallecimiento de Michael durante más de 12 horas.

 

El caso de Michael no es la primera gestión racista de los funcionarios estadounidenses hacia las minorías en el país norteamericano, desde el comienzo de la pandemia mortal, como había manifestado antes una enfermera de la Ciudad de Nueva York, “esta gente no está muriendo por coronavirus” sino los médicos están “asesinando” a la gente, “veo cómo los matan”, lamentó.

La gestión caótica del Gobierno estadounidense, presidido por Donald Trump, de la crisis provocada por el coronavirus, ha desatado una ola de críticas dentro del país. De hecho, durante casi dos meses trató de minimizar los efectos del letal virus e intentó reabrir la economía del país norteamericano y reiniciar las actividades normales lo antes posible.

Según las últimas cifras proporcionadas en el portal de estadísticas mundiales Worldometer, hasta el momento, hay 12 274 657 casos positivos de la COVID-19 en el mundo, la mayoría de los infectados en Estados Unidos, como el país más golpeado, con 3 183 687 contagiados y más de 135 000 muertos.

shz/rha/myd/rba