• El secretario de Estado estadounidense, John Kerry (dcha.), comparece ante el comité de Política Exterior de la Cámara de Representantes de Estados Unidos para defender el acuerdo internacional sobre el programa de energía nuclear iraní, 28 de julio de 2015.
Publicada: martes, 28 de julio de 2015 18:20

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ha comparecido ante el comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de su país para defender los resultados de diálogos nucleares Irán-G5+1.

“Permítanme subrayarlo: la alternativa al acuerdo que hemos alcanzado no es un acuerdo mejor (sino) una suerte de quimera que contempla la total capítulación de Irán”, ha recalcado Kerry ante los representantes estadounidenses. “Es una fantasía lisa y llana”, ha recalcado el mandatario.

Permítanme subrayarlo: la alternativa al acuerdo que hemos alcanzado no es un acuerdo mejor (sino) una suerte de quimera que contempla la total capítulación de Irán, ha recalcado hoy martes el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, al comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de EE.UU.

Kerry se ha visto obligado a responder una y otra vez preguntas repetitivas, tratando de hacer comprender a los legisladores estadounidenses la imposibilidad de obtener un acuerdo que vulnerase las líneas rojas de la República Islámica en materia de seguridad y soberanía nacionales.

Junto a Kerry, comparecían dos de sus compañeros de Gabinete: el secretario de Energía, Ernest Moniz, y el secretario del Tesoro, Jacob ‘Jack’ Lew.

El secretario del Tesoro estadounidense, Jacob ‘Jack’ Lew (dcha.), junto al secretario de Estado, John Kerry (centro) y el secretario de Energía, Ernest Moniz, 28 de julio de 2015.

 

Ante la insistencia del republicano de Pensilvania (noreste), el republicano Thomas Marino, que ponía en cuestión todo el proceso de diálogo, Kerry le ha recomendado que consulte a los expertos de Inteligencia de EE.UU., para entender que por más restricciones económicas que se impusieran a Irán, la República Islámica no habría capitulado.

El secretario de Estado norteamericano ha recordado en varias ocasiones que el objetivo de las conversaciones internacionales concluidas el pasado 14 de julio no era modificar el sistema político iraní, sino exclusivamente garantizar el carácter pacífico y civil del programa de energía nuclear iraní.

Además, Kerry ha señalado que Irán es miembro firmante del Tratado de No Proliferación de armamento nuclear —a diferencia del régimen israelí—, y que como tal tiene derecho reconocido internacionalmente a desarrollar un programa de energía nuclear.

El republicano Thomas Marino, representante de Pensilvania (noreste de Estados Unidos).

 

Varios representantes han preguntado si una negativa de los legisladores estadounidenses a ratificar el acuerdo supondría “matar” la posibilidad de hallar un acuerdo “mejor”, a lo que Kerry ha respondido afirmativamente, dado el carácter internacional del proceso diplomático, y la desconfianza existente en Irán hacia EE.UU.

Si Estados Unidos no ratificase el acuerdo, ha explicado Kerry, las demás partes del mismo podrían rechazar seguir aplicando las denominadas “sanciones” de todos modos, y además las condiciones excepcionales de inspección de las instalaciones nucleares iraníes no se aplicarían tampoco.

Bajo pretexto de una supuesta —y ficticia— intención iraní de construir armas nucleares, Estados Unidos y sus aliados han obtenido la imposición de diversas restricciones económicas y diplomáticas contra Irán, que con la entrada en vigor del reciente acuerdo, quedarán anuladas.

Si este acuerdo sigue adelante, Irán alcanzará una bonanza de dinero en efectivo, un impulso a su posición internacional y un sendero iluminado hacia las armas nucleares (...) Según Irán se hace más fuerte, nosotros tendremos menos fuerza para responder, ha lamentado el representante de California (oeste), Edward Royce.

De aquí que algunos representantes, como el republicano Edward Royce, de California (oeste), se hayan mostrado preocupados por las oportunidades de desarrollo económico y prestigio internacional que abre el acuerdo para Teherán.

“Si este acuerdo sigue adelante, Irán alcanzará una bonanza de dinero en efectivo, un impulso a su posición internacional y un sendero iluminado hacia las armas nucleares”, ha dicho Royce, repitiendo las infundadas acusaciones contra Irán de querer desarrollar armamento atómico. “Según Irán se hace más fuerte, nosotros tendremos menos fuerza para responder”, ha añadido.

El republicano Edward Royce (dcha.), representante de California (oeste de Estados Unidos), conversa con el exsubsecretario de Estado para Asuntos Políticos de Estados Unidos Nicholas Burns, 14 de julio de 2015.

 

En dos ocasiones, los representantes han oído decir a Kerry que son sus propias exigencias las que ahora les restan opciones para seguir hostigando a Irán.

Por un lado, la negativa de los legisladores a que el presidente estadounidense, Barack Obama, anule las sanciones hace que un eventual rechazo del Congreso aborte el proceso entero, en lugar de poder ser utilizado para crear una fase adicional de diálogos.

Por otro, las amenazas de los congresistas de volver a imponer a Irán las mismas sanciones —“las mejores que teníamos”, ha dicho uno de los representantes— con el mismo pretexto nuclear o con otros, ha llevado a los negociadores a incluir una cláusula que prohíbe esa posibilidad.

Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Rusia, China y Francia, más Alemania), luego de 22 meses de conversaciones sobre el programa nuclear iraní consiguieron finalizar el tema el pasado 14 de julio en Viena, capital austríaca. La conclusión sobre el JCPOA busca la eliminación de las sanciones antiraníes a cambio de algunas restricciones al programa de energía nuclear del país persa.

El JCPOA, tras ser ratificado el pasado 20 de julio por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), ahora requiere de la aprobación del Congreso de EE.UU. y la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles) antes de que se convierta en un acuerdo definitivo. Ambas entidades legislativas han iniciado la tarea de revisión del consenso.

mla/ktg/rba

Comentarios