• Un reactor nuclear de Estados Unidos en Homestead, situada en Florida, 18 de mayo de 2017.
Publicada: sábado, 14 de julio de 2018 15:31
Actualizada: sábado, 14 de julio de 2018 16:41

La industria nuclear de EE.UU. podría estar al borde del colapso, ya que sus reactores están al final de su vida útil y no son eficientes, alerta un estudio.

“Estados Unidos las tiene todas consigo para perder su potencia nuclear”, señala una investigación del Departamento de Ingeniería y Políticas Públicas de las universidades Carnegie Mellon, Harvard y California en San Diego, publicada el 2 de julio por la Academia Nacional de Ciencia de EE.UU.

Las conclusiones del informe se basan en un análisis de 99 reactores nucleares controlados por 30 empresas de 30 estados de los Estados Unidos.

De acuerdo con el estudio, en 2017 eran 34 los reactores a los que se había echado el cierre tras terminar su vida útil, y solo se estaban construyendo dos nuevos.

(La industria nuclear de EE.UU. corre el) riesgo de sufrir un profundo colapso por culpa de los retos políticos y económicos que tenemos delante, no por los técnicos”, advierte el investigador Ahmad Abdulá.

En Estados Unidos se usan grandes reactores nucleares de agua ligera. Durante las últimas tres décadas, el 20 % de la energía que genera Estados Unidos ha venido de estos dispositivos.

Sin embargo, el estudio advierte de que los reactores tienen dificultades para ser competitivos por los bajos precios del gas natural, y algunos ya han cerrado. Además, debido a su gran costo y complejidad, parece poco probable que se construyan plantas grandes en las próximas décadas.

“Estamos dormidos al volante en una autopista muy, muy peligrosa (…) De verdad, necesitamos abrir los ojos y estudiar la situación”, alerta Ahmad Abdulá, uno de los autores del informe.

El resto de los investigadores advierte de que el auge de la industria de esquisto estadounidense —muy contaminante— podría llevar a que un número nada desdeñable de centrales nucleares eche el cierre en los próximos años. Explican que el país está en una encrucijada: o abandona por completo la energía nuclear o adopta la próxima generación de reactores modulares pequeños, más eficientes y de coste notablemente inferior.

La industria nuclear de EE.UU. corre el “riesgo de sufrir un profundo colapso por culpa de los retos políticos y económicos que tenemos delante, no por los técnicos”, denuncia Abdulá.

En 2018, los combustibles fósiles son los responsables del 32 % de la energía que consume Estados Unidos. Así que, en caso de que el colapso de la industria nuclear estadounidense se haga realidad, los investigadores dudan de que los beneficios de las energías renovables vayan a ser suficientes para cubrir el vacío.

A consecuencias del hipotético colapso de su industria atómica, alertan los autores del estudio, el país norteamericano perderá “un filón de energía renovable y baja en carbono en las décadas venideras”.

tmv/mla/snz/rba

Comentarios