• El secretario general de la ONU, Antonio Guterres (dcha.) y el canciller de Irán, Husein Amir Abdolahian (izda.)
Publicada: martes, 30 de noviembre de 2021 0:38

Irán enfatiza que las partes signatarias del acuerdo nuclear deben cumplir obligaciones y reitera que todo consenso que se alcance estará sujeto a verificación.

En una conversación telefónica mantenida este lunes con el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, el canciller de Irán, Hosein Amir Abdolahian, insistió en el pleno cumplimiento del acuerdo nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), por todas las partes signatarias del mismo y ha recalcado que cualquier consenso que se alcance en las conversaciones de Viena tiendrá que ser verificable.

“Las partes contrarias deben volver a cumplir plenamente con sus obligaciones con respecto al acuerdo nuclear. En este caso, Irán también detendrá sus medidas recíprocas. Además, es importante que cualquier iniciativa que se alcance, tenga el potencial de una verificación eficaz”, ha dicho Amir Abdolahian.

Al describir las características de un buen consenso, el jefe de la Diplomacia persa ha manifestado que muy al contrario de Estados Unidos y los tres países europeos, Irán ha entrado en las conversaciones de Viena con buena fe y seriedad.

En alusión a las recientes conversaciones constructivas entre el jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI), Mohamad Eslami y director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Rafael Grossi, en Teherán, ha dicho que la República Islámica continúa sus cooperaciones técnicas con el ente internacional y como lo ha hecho hasta el momento.

En referencia a las seis rondas de conversaciones en Viena, el canciller persa ha dicho que el nuevo Gobierno iraní no las ignora, no obstante, se reserva el derecho a revisar y discutir los temas en disputa con sus propias consideraciones.

A su vez, Guterres ha acogido con beneplácito el inicio de la nueva ronda de conversaciones en Viena y expresado su apoyo a la plena reactivación del pacto nuclear.

 

Ha estimado razonable la solicitud de verificación de Irán para levantar las sanciones antiraníes de Estados Unidos y ha llamado a todas las partes a esforzarse para generar un ambiente de confianza, reiterando en el apoyo de las Naciones Unidas.

En otra parte de su conversación, las partes han abordado los últimos acontecimientos en Afganistán, enfatizado la formación de un gobierno inclusivo y calificado de peligrosa la situación humana en vísperas del invierno.

Tras una pausa de cinco meses por las elecciones presidenciales en el país persa y el consecuente proceso de transición, Irán y el G4+1 —Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania— han iniciado este lunes en Viena (Austria) su séptima ronda de conversaciones, en la que Teherán persigue la eliminación total de las sanciones estadounidenses en su contra, lo que permitiría la revitalización del acuerdo nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés).

Esta ronda de conversaciones está copresidida por el vicecanciller iraní para Asuntos Políticos, Ali Baqeri Kani, y el vicesecretario general del Servicio de Acción Exterior de la Unión Europa (UE), Enrique Mora, y cuenta con la presencia de las delegaciones de los otros países firmantes del pacto nuclear de 2015.

Baqeri Kani llegó el sábado a Viena y volvió a enfatizar que el levantamiento verificable de las sanciones antiraníes es el primer objetivo de la República Islámica en la cita y señaló como segundo objetivo “facilitar los derechos legales de la nación iraní para beneficiarse del conocimiento nuclear pacífico, especialmente la importantísima tecnología de enriquecimiento para fines industriales, de acuerdo con los términos del Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear”.

mep/ctl/hnb