• Miembros del el grupo armado Talibán.
Publicada: miércoles, 23 de junio de 2021 2:41

El Gobierno de Irán aboga por una paz duradera y que se garantice la seguridad del pueblo afgano, tras el retiro de las fuerzas extranjeras de Afganistán.

“A medida que se retiran las tropas extranjeras, las fuerzas militares y de seguridad afganas deben recibir apoyo efectivo y debe fortificarse su capacidad para combatir el tráfico de estupefacientes, que es una fuente de financiación del terrorismo y de otros delitos”, afirmó el martes el representante permanente de Irán ante la ONU, Mayid Tajt Ravanchi, en una reunión sobre Afganistán.

Tras enfatizar la importancia de lograr una paz duradera en Afganistán, Tajt Ravanchi pidió a todas las partes involucradas en la tensión resurgida en el país centroasiático que antepongan los intereses de su pueblo.

También ofreció el apoyo de Irán para la reconstrucción de un Afganistán “seguro, estable y democrático”, lo que, conforme al diplomático iraní, garantizará la paz y la seguridad regionales e internacionales.

Por otro lado, al expresar su preocupación por la situación de seguridad en Afganistán, el represente de Irán ante la ONU señaló que, con la retirada de las fuerzas foráneas del país asiático, los talibanes no tendrán ninguna justificación para usar la fuerza.

¿Qué está pasando en Afganistán?

Tajt Ravanchi hizo estas declaraciones la misma jornada en que los talibanes se hicieron con el control del principal puesto fronterizo con Tayikistán, en el norte de Afganistán.

Afganistán sigue sumido en violencia, a pesar del llamado acuerdo de paz, firmado el 29 de febrero de 2020 entre Estados Unidos y los talibanes en Doha, capital de Catar.

Según informaron medios de comunicación, 13 distritos en ocho provincias en el norte, centro y sur de Afganistán han caído en manos del grupo armado en las últimas 24 horas. Los talibanes también están avanzando hacia los distritos cercanos a Kunduz, principal ciudad del noreste del país.

Teniendo como fecha tope mayo de este año en curso, los representantes del expresidente de EE.UU. Donald Trump acordaron, el 29 de febrero de 2020, con los talibanes, el repliegue de todas las tropas estadounidenses del suelo afgano, siempre y cuando los insurgentes establecieran ciertas garantías de seguridad, un tema que fue revisado con la llegada del nuevo mandatario Joe Biden a la Casa Blanca. Este último prometió que las tropas norteamericanas saldrían de Afganistán el 11 de septiembre.

Antes del nuevo anuncio de Biden, Talibán ya había amenazado a EE.UU. con “graves consecuencias”, si no replegaba su contingente de Afganistán, donde mantiene un gran número de fuerzas.

Con todo, transcurridas casi dos décadas del inicio de la invasión de Afganistán, la inseguridad sigue campando a sus anchas en dicho país y ha coadyuvado a la expansión de grupos terroristas como Daesh.

nkh/ncl/mrg