• La Fuerza Terrestre del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán lleva a cabo un ejercicio militar.
Publicada: viernes, 10 de septiembre de 2021 10:09

El Cuerpo de Guardianes de Irán ha atacado con drones y artillería pesada las posiciones de los terroristas en el Kurdistán iraquí.

La Fuerza Terrestre del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán llevó a cabo el jueves por la mañana una operación antiterrorista en el suelo de la región semiautónoma del Kurdistán, situada en el norte de Irak, desde donde los elementos extremistas y contrarrevolucionarios arremeten contra las zonas fronterizas del país persa.

En esta operación, los aviones no tripulados (drones), cargados de explosivos y los sistemas de artillería pesados del Cuerpo de Guardianes, destruyeron el cuartel general de los terroristas y una base de entrenamiento.

El ataque tuvo lugar tres días después de que el comandante de la Fuerza Terrestre de ese Cuerpo élite, el general de brigada Mohamad Pakpur, denunciara que las bandas violentas y contrarevolucionarias utilizan Irak para ejecutar actividades desestabilizadoras contra Irán.

El alto mando militar persa instó a las autoridades iraquíes a no permitir que los grupos armados antiraníes establezcan bastiones en su suelo y advirtió que la República Islámica estaba dispuesta a tomar represalia contra los terroristas.

El miércoles, el Cuerpo de Guardianes dijo haber desmantelado una célula terrorista que había entrado en el territorio iraní a través de la frontera del Kurdistán iraquí y pretendía perpetrar acciones de sabotaje en el país persa.

 

En el Kurdistán iraquí pululan grupos terroristas antiraníes como el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y su filial, el Partido para una Vida Libre en el Kurdistán (PJAK, en kurdo), que están activos en Irak y Turquía, para lanzar ataques ocasionales contra la frontera iraní. Los ataques se han enfrentado invariablemente con respuestas aplastantes de los guardias fronterizos iraníes y otras unidades militares desplegadas en esas áreas.

En septiembre de 2018, la fuerza aeroespacial del CGRI de Irán bombardeó con siete misiles una congregación terrorista en la región del Kurdistán iraquí, desde donde los extremistas tramaban complots y ataques contra la República Islámica. Decenas de cabecillas extremistas murieron en dicha ofensiva.

Teherán dice que las bandas contrarrevolucionarias no tienen cabida alguna en el territorio iraní, y advierte que dará una respuesta “letal y aplastante” a cualquier acto terrorista que se intente efectuar dentro de las fronteras del país persa.

ftm/ctl/mkh