• El subjefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas iraníes, el general Seyed Masud Yazayeri.
Publicada: martes, 17 de enero de 2017 0:39

Un militar de alto rango iraní rechaza cualquier vínculo entre el acuerdo nuclear pactado entre Irán y el G5+1 y los asuntos militares del país persa.

“No existe ninguna relación entre el acuerdo nuclear Irán-G5+1 – Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en Ingles) – y los asuntos militares de la República Islámica de Irán. Básicamente el tema defensivo no tienen ninguna cavidad en los diálogos nucleares”, ha enfatizado este lunes el subjefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas iraníes, el general Seyed Masud Yazayeri.

Este tema, ha proseguido, ha sido transmitido en reiteradas ocasiones a nuestra contraparte a través de nuestros diplomáticos y el equipo negociador nuclear.

No existe ninguna relación entre el acuerdo nuclear Irán-G5+1 – Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en Ingles) – y los asuntos militares de la República Islámica de Irán. Básicamente el tema defensivo no tienen ninguna cavidad en los diálogos nucleares”, ha enfatizado el subjefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas iraníes, el general Seyed Masud Yazayeri.

En otro punto, ha destacado el poderío militar de Irán y ha asegurado que las amenazas enemigas contra Teherán han obligado al país persa reforzar su poderío militar para hacer frente a cualquier ataque enemigo.

“Las Fuerzas Armadas de Irán están desarrollando planes para mejorar el poder de defensa y la seguridad del país en base a las estrategias y doctrinas determinadas y haciendo uso de sus capacidades internas”, ha indicado.

 

El pasado 9 de marzo, el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán (CGRI) probó con éxito dos misiles balísticos como parte de unas maniobras defensivas.

Las presiones contra Irán han aumentado después de que el régimen de Israel ―temeroso de estos ejercicios con misiles― acusara a Irán de violar la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU). Hubo acusaciones también en los medios de comunicación occidentales basadas en que Teherán había violado, además, el pacto nuclear con el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania).

Irán rechaza todas las acusaciones en su contra y aseguró que la maniobra militar con misiles no viola ni el acuerdo nuclear ni la resolución 2231.

La resolución 2231 que marca el levantamiento de las sanciones antiraníes como resultado del acuerdo nuclear, termina con las resoluciones anteriores sobre el programa nuclear de Teherán y establece restricciones específicas que se aplican a todos los Estados sin excepción.

El texto también solicita a Irán no llevar a cabo actividades relacionadas con misiles balísticos diseñados para portar ojivas nucleares, incluidos los misiles que tengan semejante tecnología.

Las presiones se producen pese a que Irán ha asegurado que todos los misiles iraníes de corto, medio y largo alcance, incluidos los balísticos probados en las maniobras, “son armas convencionales para defensa legítima, y ninguno de ellos fue diseñado para portar cabezas nucleares”.

mep/rha/snz/hnb

Comentarios