• El líder norcoreano, Kim Jong-un, en una transmisión de noticias de televisión, 25 de septiembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 27 de septiembre de 2020 3:09

Corea del Norte afirma que “buques de guerra y otros navíos” de Corea del Sur han violado su soberanía durante la búsqueda del cuerpo de un surcoreano asesinado en el mar Amarillo.

Según recogió el sábado la agencia norcoreana de noticias KCNA, el Gobierno de Corea del Norte denunció que “buques de guerra y otros navíos” surcoreanos, que supuestamente forman parte de una operación de búsqueda del cuerpo del funcionario surcoreano asesinado la semana pasada por militares norcoreanos, violan la soberanía norcoreana y advirtió de que este tipo de acciones pueden llevar a un “incidente desagradable”.

“Instamos al Sur a detener la intrusión a través de la línea de demarcación militar en el mar Amarillo que puede llevar a una escalada de tensiones”, se lee en el informe.

Conforme al diario, Pyongyang indicó que se están realizando operaciones de búsqueda para encontrar el cadáver del funcionario y prometió entregarlo a Corea del Sur en caso de que sea localizado.

Además, aseguró que ha implementado más medidas de seguridad para evitar tales incidentes que “arruinan las relaciones de confianza y el respeto entre el Norte y el Sur”.

 

El pasado jueves, el Ministerio de Defensa de Corea del Sur señaló que Pyongyang había supuestamente asesinado y quemado el cuerpo de un funcionario de su país, que previamente había desaparecido en el mar Amarillo.

Por su parte, el líder norcoreano, Kim Jong-un, pidió disculpas por el “inesperado y vergonzoso” asesinato del surcoreano y lamentó “decepcionar” al presidente surcoreano, Moon Jae-in, y sus ciudadanos, según la oficina presidencial de Corea del Sur.

Estos sucesos ocurren en momentos en que las relaciones entre las dos Coreas se encuentran congeladas por los ejercicios militares conjuntos de Seúl con Washington que, como ya había señalado Yonhapplaneaban desafiar a Corea del Norte en medio de las tensiones.

Pyongyang considera estos ejercicios militares como una amenaza para la seguridad de sus fronteras, pues, ha denunciado, incluyen “maniobras de estabilización” en regiones reconquistadas, lo que evidencia que están preparándose para “invadir y aplastar hasta la muerte” a la República Popular Democrática de Corea (RPDC).

Además, ha avisado en varias ocasiones que se enfrenta a constantes actos hostiles de Washington desde que ambos países interrumpieron los diálogos de desnuclearización en los que habían consensuado un desarme nuclear completo de la península coreana, a cambio del cese de las maniobras Corea del Sur-EE.UU.

nkh/ncl/rba