• Un exguerrillero de las FARC camina en una zona veredal en la región de Tolima.
Publicada: sábado, 21 de octubre de 2017 2:50

Un funcionario de la ONU alerta del creciente riesgo de que la falta de ingresos alternativos lleve a los exguerrilleros de las FARC a cometer actos delictivos.

“Aunque el desarme y la desmovilización han ido bien (…), la reintegración no va tan bien” y puede poner en peligro la paz en Colombia, evaluó el viernes el subsecretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Andrew Gilmour, en una reunión con periodistas.

Explicó que los exmiembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se desmovilizaron y entregaron sus armas, “pero no han encontrado medios alternativos de ingresos para ellos y sus familias”.

Por tanto, a juicio de Gilmour, esta situación y el “vacío” que se ha creado en ciertas zonas de Colombia que durante décadas habían estado bajo el control de las FARC y en las que no se han instalado por ahora las instituciones del Estado, crea el riesgo de que los exguerrilleros regresen a actividades ilícitas, por ejemplo, uniéndose a grupos criminales, a la minería ilegal o el tráfico de drogas. 

“Hay una gran posibilidad de que vuelvan a algo peor”, dijo Gilmour, además de recordar que ha visto en África y en otros lugares del mundo que cuando los combatientes no se reintegran, “la paz en sí misma no es sostenible”.

Aunque el desarme y la desmovilización han ido bien (…), la reintegración no va tan bien”, advierte el subsecretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Andrew Gilmour.

 

Otra de las principales inquietudes de la ONU es el incremento de asesinatos de activistas y de líderes comunitarios en el país, como la reciente masacre en el municipio de Tumaco (suroeste), donde fue asesinado el líder comunitario José Jair Cortés. 

Al respecto, Gilmour destacó que para la ONU, es también muy importante que se lleve a los responsables ante los tribunales a todos los involucrados en estos hechos, incluidos “los que dieron la orden”.

Tras el acuerdo de paz firmado entre las FARC y el Gobierno en 2016, a principios de septiembre, tras un proceso de dejación de armas, esa organización se convirtió en una formación política de nombre Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

ncl/ctl/mnz/rba

Comentarios