• El destructor lanzamisiles USS Lassen de la Armada de EE.UU.
Publicada: viernes, 30 de octubre de 2015 8:34

El comandante de la Armada del Ejército China, el almirante Wu Shengli, advirtió a EE.UU. de que un pequeño incidente en la mar de China Meridional, podría desencadenar una guerra.

"Un incidente menor podría desatar una guerra en el mar de la China Meridional", advirtió Shengli al jefe de la Marina de Estados Unidos, almirante John Richardson, durante una teleconferencia sostenida el jueves, según un comunicado difundido por las autoridades chinas y citadas por Reuters.

"Un incidente menor podría desatar una guerra en el mar de la China Meridional", advirtió el jefe de la Armada china, Wu Shengli, a su homólogo estadounidense, John Richardson.

Antes de iniciarse el contacto entre ambos mandos navales, el Ministerio de Defensa de China había afirmado que no escatimará esfuerzos para proteger su soberanía en el mar de China Meridional.

"El Ejército chino realiza la misión de protección de la soberanía y la seguridad de la nación", dijo el portavoz del Ministerio de Defensa, Yang Yujun, en una conferencia de prensa la misma jornada.

De igual manera, advirtió a Estados Unidos que tomará "medidas necesarias" en caso de que Washington viole su soberanía en las disputadas aguas del mar de China Meridional.

Esta advertencia china responde al reciente despliegue del destructor lanzamisiles norteamericano, el USS Lassen, al mar de China Meridional, donde permaneció a 22 kilómetros de los arrecifes artificiales levantados por Pekín.

Una imagen de satélite tomada el 16 de marzo muestra el trabajo en una isla artificial emergente en Mischief Reef, en las Islas Spratly en el Mar de la China Meridional.

 

Además, Pekín anunció que, aunque no es su voluntad, no tiene miedo a librar una guerra contra Washington en el mar de China Meridional en aras de proteger tanto sus intereses como la dignidad nacional, según la prensa local.

Y si la llegada del USS Lassen a la zona, no fuera suficiente, más tarde se divulgó un informe sobre el despliegue de más barcos estadounidenses. En reacción, el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, urgió a Washington a no crear problemas de la nada en dicho mar.

La Cancillería china, a su vez, convocó el martes al embajador de EE.UU. en Pekín, Max Baucus, para protestar por la penetración de naves norteamericanas en aguas que considera suyas y pedir a EE.UU. que evite provocaciones.

China reclama la soberanía de las islas Spratly, mientras Filipinas, Vietnam, Taiwán, Malasia y Brunei se disputan también parte de la soberanía de este territorio o las aguas adyacentes.

Las relaciones entre Pekín y Washington se volvieron tensas en los últimos años por las reclamaciones territoriales de China y se ahondaron con la construcción de islas artificiales por el país asiático.

Pekín, en reiteradas ocasiones, ha acusado a Washington de tratar de dominar este mar y militarizar la zona

krd/ncl/hnb

Comentarios