• Brasil entra en 2020 con un año bajo Gobierno de Jair Bolsonaro
Publicada: jueves, 2 de enero de 2020 12:48
Actualizada: jueves, 2 de enero de 2020 13:16

El excapitán asumió el poder con la promesa de “grandes cambios” y una nueva forma de hacer política y acabó su primer año con una caída de popularidad.

Jair Bolsonaro, el presidente ultraderechista de Brasil cumple un año en el poder. 12 meses de Gobierno marcados por la polémica y la agitación política.

Su punto más fuerte parece haber sido la economía. Bolsonaro dejó las riendas de la mayor economía de Suramérica en manos de su ministro Paulo Guedes, un rígido ultraliberal.

Brasil venía de dos años consecutivos con crecimientos de alrededor del 1 por ciento que no habían conseguido revertir la profunda caída del 7 por ciento de 2015 y 2016. Ahora, los pronósticos más optimistas indican un lento crecimiento del producto interno bruto del 1,2 por ciento para el 2019.

Pero esa tímida recuperación no ha sido suficiente para calentar el mercado laboral. El desempleo se ubicó en noviembre en 11,2 por ciento, equivalente a casi 12 millones de personas.

De hecho, en junio hizo un polémico comentario sobre la situación económica de su país que levantó una gran indignación. Rechazó que en su país la gente pase hambre, mientras que datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decían lo contrario. El organismo indica que hay 5,2 millones de brasileños que pasan un día entero o más sin consumir alimentos durante un año.

Su política exterior, fue marcada por el rechazo a la izquierda, el alineamiento casi total con la Administración estadounidense de Donald Trump y el alejamiento de organizaciones multilaterales.

Entre los fracasos más sonados, hay que citar la política medioambiental y la muy criticada gestión de los incendios en la Amazonía. Un hecho que incluso causó un enfrentamiento entre Bolsonaro y el presidente francés, Emmanuel Macron.

Bolsonaro, un admirador de la dictadura militar, había prometido no buscar la reelección, pero en junio declaró que lo intentaría si el pueblo lo desea. En noviembre, fundó su propio partido, Alianza Por Brasil, y ya trabaja para su reelección en 2022.

Bolsonaro empezó la gestión con un 49 % de aprobación popular y acabó el año con un índice del 30 %. Pero dentro de diez meses, cuando se celebren las elecciones municipales que medirán su popularidad a mitad de mandato, se sabrá si al presidente le queda aliento para disputar la reelección en 2022.

mag/rba

Comentarios