• El presidente de Bolivia, Luis Arce, habla en un programa.
Publicada: miércoles, 21 de septiembre de 2022 20:28
Actualizada: jueves, 22 de septiembre de 2022 2:15

El presidente boliviano, Luis Arce, descarta una mejora en la relación con EE.UU. por el apoyo de Washington al golpe de Estado de 2019 en el país andino.

Con EE.UU. continuamos sin tener embajadores. EE.UU. es un país con el cual podemos hablar de temas comerciales y otros, pero definitivamente no tenemos embajadores y creo que las relaciones como están, así se van a mantener”, ha declarado Arce desde Nueva York, donde se encuentra por su participación en el 77.º periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU).

En sus declaraciones a la cadena rusa RT, Arce ha indicado que la carencia de embajadores recíprocos entre Bolivia y EE.UU. se enraíza en el respaldo de Washington al golpe de Estado contra el presidente Evo Morales. “Nosotros no pensamos que haya mayores progresos en nuestras relaciones por esos antecedentes y otros históricos que tenemos”, ha precisado.

En noviembre de 2019, el presidente Morales se vio obligado a renunciar en medio de una convulsión social provocada por la derecha con el respaldo de los militares y policías del país. De inmediato se instaló un gobierno de facto, presidido por Jeanine Áñez. Tras un año de mandato en medio de represión y protestas, se celebraron elecciones y salió elegido Arce. Actualmente, la exgobernante está en prisión.

En el caso de las relaciones con la Unión Europea (UE), el jefe de Estado boliviano ha destacado que ambas partes ejecutan programas de cooperación, aunque, ha puesto de relieve, que los bolivianos siguen “resentidos” por lo ocurrido en 2019 cuando Morales se vio obligado a renunciar para evitar la conmoción social, provocada por la derecha.

 

“(En) el caso de Europa tenemos buenas relaciones individualmente, hay muchos países con los que estamos inclusive llevando adelante programas de cooperación, pero en general es evidentemente el sentimiento del pueblo boliviano, todavía es, está, resentido con lo que ha ocurrido y con la participación de la Unión Europea durante el golpe de 2019”, ha sostenido Arce.

Bolivia rompió relaciones con EE.UU. en  2008, cuando el entonces presidente Evo Morales solicitó la salida del embajador estadounidense Philip Goldberg de La Paz, porque supuestamente el diplomático instigó protestas contra su gobierno. Ambos países permanecen políticamente distantes, pese a que económicamente el país norteamericano es uno de los principales destinos de las exportaciones bolivianas.

ncl/mkh