• Evo Morales, víctima de un golpe de Estado desde varios frentes
Publicada: viernes, 15 de noviembre de 2019 1:49
Actualizada: viernes, 15 de noviembre de 2019 2:39

El depuesto mandatario boliviano Evo Morales ve como un golpe de Estado su dimisión forzada y expresó su disposición a contribuir a la pacificación del país.

Traicionado, así se siente Evo Morales desde México, donde recibió asilo político. El expresidente boliviano concedió una entrevista al diario español El País. Dijo que lo que condujo a su renuncia fue un golpe de Estado desde varios frentes. A su juicio, el golpe fue impulsado por las Fuerzas Armadas y los opositores y que había comenzado justo después de las elecciones del 20 de octubre en las que fue reelecto.

Mientras, en Bolivia, los seguidores de Morales en el partido Movimiento Al Socialismo (MAS), que tienen la mayoría en la Asamblea, establecieron el quórum correspondiente con 74 parlamentarios de un total de 130, y eligieron a Sergio Choque como nuevo presidente de la Cámara de Diputados. Además anunciaron una huelga de hambre.

Paralelamente, los partidarios de Morales salieron de nuevo a las calles para repudiar el golpe de Estado. Desde el palacio presidencial, la mandataria interina, Jeanine Áñez, aseguró que habrá nuevas elecciones.

Áñez, cuestionada porque la Asamblea Legislativa en la que asumió no reunió el quórum necesario, agregó que Morales no está habilitado para ser candidato.

Los ataques contra Morales llegaron hasta un punto que la oposición boliviana pidió callar a Evo. Varios países de la región como México, Cuba, Nicaragua, Venezuela y Uruguay han condenado el golpe de Estado contra Morales, primer presidente indígena de Bolivia que gobernó el país desde 2006.

xsh/mjs