• El entonces presidente de Argentina Mauricio Macri ofrece una conferencia de prensa en Buenos Aires, 12 de agosto de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 2 de diciembre de 2021 18:21

El expresidente argentino Mauricio Macri es procesado por haber ordenado espiar a los familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan, hundido en 2017.

El juez federal argentino Martín Bava, encargado de la investigación de la causa del espionaje a los familiares de las víctimas del ARA San Juan, afirmó el miércoles que tiene elementos suficientes para considerar a Macri culpable de haber ordenado el seguimiento de las familias de los 44 marinos que perdieron la vida el 15 de noviembre de 2017 al hundirse el submarino en que se encontraban, un incidente que produjo una gran conmoción en el país.

Macri es “penalmente responsable del delito de realización de acciones de inteligencia prohibidas en carácter de autor, en virtud de haber posibilitado la producción de tareas de inteligencia ilegal”, según el fallo, de 174 páginas.

Aun cuando se lo procesa sin prisión preventiva, el juez le ha prohibido al exmandatario salir del país e impuesto un embargo de 100 millones de pesos (unos 950 000 dólares).

Se trata del primer procesamiento judicial contra Macri desde que dejara el poder en diciembre de 2019. 

La Cámara Federal rechazó, a su vez, el pedido de recusación planteada por la defensa de Macri.

El expresidente se suma a una lista de 12 procesados en la causa de espionaje ilegal. La querella sostiene que los familiares de los militares fallecidos en el hundimiento del ARA San Juan fueron objeto de escuchas telefónicas y otras interceptaciones por parte de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el año en que buscaron conocer la suerte de los marinos.

 

“Esa red de espionaje fue muy completa, nos han infiltrado, seguido, filmado, fotografiado. Las peores prácticas de la represión ilegal, salvo la violencia física”, indicó Luis Tagliapietra, abogado querellante y padre de uno de los tripulantes fallecidos.

El pasado 3 de noviembre, al ser convocado a declaración indagatoria, Macri se negó a responder preguntas y se limitó a defender su inocencia en un escrito presentado ante el juez, a quien había intentado, sin éxito, recusar en dos ocasiones.

Desde que dejó el poder, ha ido acumulando denuncias por espionaje, presiones a jueces u hostigamiento a empresarios mediáticos opositores. Además, es acusado de enviar armas a Bolivia para apoyar el golpe de Estado contra el expresidente Evo Morales.

tmv/ctl/rba