• El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, durante su intervención ante el Parlamento germano (Bundestag), 10 de febrero de 2020.
Publicada: miércoles, 10 de febrero de 2021 23:10

Alemania pide a los demás países occidentales que no sigan intentando aislar a Rusia y China, ya que solo fomentaría la creación de la mayor alianza militar.

El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, ha declarado este miércoles en el Parlamento germano (Bundestag) que los partidarios de la suspensión del proyecto del gaseoducto Nord Stream 2 no son conscientes de que cualquier intercambio comercial que hubiera entre Berlín y Moscú aportaría beneficiosos para el propio Estado alemán.

Tras señalar ante los legisladores que, si se suspendieran las relaciones comerciales con Moscú, ello conduciría solo al aislamiento económico total de Rusia, Maas ha afirmado que “tenemos un debate similar con respecto a China. Se trata de la desconexión. Esto no significa más que el aislamiento económico de China”.

El jefe de la Diplomacia alemana ha agregado, además, que los partidarios de las medidas de aislamiento lo único que están fomentando es que se produzca un acercamiento entre Rusia y China, que, a su vez, conllevaría a la creación de la alianza económico-militar más grande que existiría en el mundo.

“No creo que la estrategia del Occidente deba basarse en esta confrontación. Por lo tanto, estoy en contra de cortar todos los puentes con Rusia”, ha subrayado el titular alemán.

 

En otra parte de su intervención, el alto funcionario ha manifestado que Alemania está interesada en mejorar las relaciones entre la Unión Europea (UE) y Rusia, aunque, ha precisado, su futuro depende de Moscú más que de Berlín y Bruselas.

Rusia y el Occidente siguen sin poder superar las tensiones que surgieron después de la crisis de Ucrania y la anexión de la península de Crimea a Rusia en un referéndum no reconocido internacionalmente. Como medidas de presión, EE.UU. y la UE vienen imponiendo, desde entonces, una serie de sanciones a funcionarios, empresas y sectores económicos rusos.

Por su parte, las naciones occidentales tienen una puja abierta con China en lo tocante a los asuntos comerciales y las divergencias en las aguas en disputa del mar de la China Meridional.  

krd/anz/mkh