• Un personal militar mira a los aviones de combate frente a la costa de la ciudad francesa de Hyères, 23 de enero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 3 de octubre de 2021 16:58

El Gobierno de Argelia cierra su espacio aéreo a los aviones militares franceses tras una crisis diplomática desatada entre las partes.

Argelia prohíbe que aviones militares franceses sobrevuelen su espacio aéreo, tarea que realiza habitualmente para llegar al norte de Malí en el marco de la operación Barkhane.

La decisión no fue notificada de manera oficial a las autoridades galas, en tanto que el Estado Mayor francés se percató de la notica esta misma jornada luego de no haber recibido ninguna aprobación por parte de las autoridades argelinas para sobrevolar el espacio aéreo del país africano tras presentar los planes de vuelo.

La medida se produce ante una crisis diplomática desatada por una disputa de visados y los supuestos comentarios críticos del presidente galo, Emmanuel Macron, sobre Argelia, publicados en el diario francés Le Monde, en los que aseguró que el país africano está gobernado por un "sistema político-militar" y que su “historia oficial” ha sido “totalmente reescrita” por los turcos y se basa en “un discurso de odio hacia Francia”.

"Estas declaraciones son un ataque intolerable a la memoria de los 5 630 000 valientes mártires que sacrificaron su vida en la heroica resistencia a la invasión colonial francesa", respondió la Presidencia argelina en el comunicado en el que convocaba a su embajador en París, la capital francesa. 

La proاibición del paso de aviones militares franceses al suelo argelino, además de deteriorar en gran medida las cooperaciones militares entre ambos países en las semanas venideras, supondrá un gran impacto en las operaciones militares del país europeo en África.

El paso de aviones militares del Ejército fránces a la costa africana a través del espacio aéreo del país africano, fue un privilegio concedido a Francia durante la presidencia del expresidente de Argelia, Abdelaziz Bouteflika y permanece en vigor desde entonces.

La escalada de tensión coincide con el anuncio del Gobierno francés de la reducción del número de visados concedidos a ciudadanos de Argelia, Marruecos y Túnez con el argumento de que estos países no cooperan en el proceso de deportaciones.

rth/mep/mkh