• El presidente de Siria, Bashar al-Asad (dcha.), ofrece una entrevista a la revista francesa Paris Match publicada el 28 de noviembre de 2019. (Foto: SANA)
Publicada: jueves, 28 de noviembre de 2019 15:01

El presidente sirio afirma que detrás de las “bonitas máscaras” con las que se busca adornar los disturbios en algunos países regionales, se esconde “algo feo”.

El dirigente sirio, Bashar al-Asad, se ha referido a los disturbios recientemente desatados en los países como Irak, El Líbano e Irán y ha rechazado el carácter popular de ellos. De hecho, ha resaltado que lo ocurrido en Siria en 2011, tampoco fue el resultado de un “levantamiento popular”.

“Las banderas bajo las cuales se impulsan movilizaciones (callejeras), en el nombre de la dignidad y la libertad, pueden ser bonitas máscaras, pero lo que esconde por detrás es algo feo”, ha indicado el mandatario sirio en una entrevista concedida a la revista francesa Paris Match y publicada este jueves por la agencia siria de noticias SANA.

Países occidentales, de acuerdo con Al-Asad, usan “semejantes banderas” para destruir a los demás países. El expresidente de EE.UU. George W. Bush (2001-2009) mató a un millón y medio de iraquíes en nombre de la democracia; mientras su homólogo francés Nicolás Sarkozy (2007-2012) mató a adecenas de miles de libios so pretexto de “liberar” a Libia, ha denunciado.

Y en Siria, ha recordado el presidente, “las bonitas máscaras” fueron usadas en 2011 para matar a los agentes policiales y los civiles, así como destruir la propiedad pública. Por eso, hay que estar más atento sobre lo que se está sucediendo en realidad y no tanto sobre lo que aparece “en los titulares”, ha recalcado.

LEER MÁS: Al-Asad considera ocupación presencia ilegal de Francia en Siria

LEER MÁS: “Occidente ve muy lucrativo invertir en el terrorismo en Siria”

Tal política se sigue aplicando hasta el día de hoy por países como Francia, el Reino Unido y EE.UU. que “violan el derecho internacional bajo el pretexto de apoyar a los kurdos, que son parte de la populación siria y no de un grupo independentista”, ha denunciado Al-Asad.

Las banderas bajo las cuales se impulsan movilizaciones (callejeras), en el nombre de la dignidad y la libertad, pueden ser bonitas máscaras, pero lo que esconde por detrás es algo feo”, ha indicado el presidente de Siria, Bashar al-Asad.


El presidente sirio, asimismo, ha rechazado el carácter “popular” de los levantamientos tanto en Siria como en los mencionados países regionales.

En caso de su propio país, Al-Asad ha hecho notar que la mayor manifestación celebrada en 2011, contó con la participación de tan solo 170 000 personas, que en comparación con el número total de la populación: 23 millones de personas, representa prácticamente a muy poca gente. Además, los levantamientos ocurren cuando la gente sale a las calles por su propia iniciativa y no cuando algún agente externo les incita, ha acotado.

El mandatario también ha subrayado que él ha permanecido en el poder en los últimos nueve años que ha transcurrido del inicio de la crisis. “Nadie puede resistir ante un levantamiento popular y un ejemplo aquí es el Shah de Irán (Mohamadreza Pahlavi), que no pudieron mantenerlo en el poder pese a los intentos y apoyos del Occidente. Por lo que catalogar las manifestaciones como levantamientos populares es erróneo o por lo menos poco realístico”, ha concretado.

LEER MÁS: ‘Irán invirtió en su pueblo, países vecinos en guerras y bombas’

En un comentario hecho al respecto, Stephen Landman, un analista estadounidense, indicó el domingo a la agencia iraní de noticias Mehr, que los recientes disturbios, desatados en Irán a raíz del aumento de los precios de combustible, siguen precisamente un plan previamente tramado por la Inteligencia estadounidense para alcanzar tal meta, “por lo que no hay que considerarlos populares”.

De igual modo, Landman se mostró convencido de que las huellas de revoluciones de colores de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA, por sus siglas en inglés) son muy visibles en los acontecimientos suscitados en el país persa.

ask/krd/rba