• El viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Ryabkov, durante una visita a Helsinki (la capital de Finlandia).
Publicada: miércoles, 6 de diciembre de 2017 9:22
Actualizada: miércoles, 6 de diciembre de 2017 22:24

Moscú está listo para hacer frente a la toma de su propiedad diplomática por parte de EE.UU., según el viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Ryabkov.

“Nos estamos preparando para presentar una demanda ante un tribunal estadounidense. También hay otras opciones a las que podemos recurrir”, advirtió el martes Ryabkov, añadiendo que Moscú continuará respondiendo a cualquier paso “poco amistoso” de acuerdo con el principio de reciprocidad.

Tras recordar que las autoridades estadounidenses se han apoderado “ilegalmente” de cinco instalaciones de propiedad rusa, Ryabkov aseguró que la toma del consulado ruso en San Francisco, en el estado de California (oeste), fue un acto de fuerza.

El personal ruso abandonó el consulado después de que Washington ordenara a finales de agosto pasado a Moscú que prescindiera de algunas de sus propiedades diplomáticas. Esta medida se enmarca en una serie de acciones que el Ejecutivo norteamericano ha llevado a cabo después de que se enfriaran las relaciones entre ambos países. Desde la expulsión del personal del consulado, las autoridades estadounidenses han ocupado las zonas administrativas de las instalaciones. 

“Las banderas rusas fueron retiradas de los edificios tomados por las autoridades estadounidenses y nos impidieron retirar parte de los documentos de archivo en San Francisco. Los servicios de inteligencia de EE.UU. rebuscaron los documentos a pesar de que, según el derecho internacional, los archivos consulares siempre permanecen inviolables”, declaró el funcionario ruso.   

Nos estamos preparando para presentar una demanda ante un tribunal estadounidense. También hay otras opciones a las que podemos recurrir”, dice el viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Ryabkov.

El personal del consulado de San Francisco es bien conocido como trabajadores especializados en tecnologías y hace mucho que se sospechaba, según las autoridades estadounidenses, que estuviera involucrado en actividades de espionaje.   

“Finalmente, la Administración dio cuenta de que los rusos se han visto involucrados en una serie de operaciones de inteligencia en este consulado, lo que habían hecho durante décadas”, sostuvo Rick Smith, un agente veterano del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

Mientras tanto, el consulado indicó que el cierre de su instalación diplomática en San Francisco podría perjudicar tanto a los ciudadanos rusos como a los estadounidenses que necesitan sus servicios. El consulado emitió el año pasado más de 16.000 visas de turistas a los ciudadanos estadounidenses, según la estimación de autoridades rusas.

Las tensiones diplomáticas han aumentado entre ambos países tras la toma de las instalaciones rusas. Como medidas de represalia, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, anunció en julio pasado que 755 diplomáticos estadounidenses deberán abandonar su país.

alg/ktg/tas

Commentarios