• Imágen ilustrativa de un hacker ruso.
Publicada: viernes, 6 de octubre de 2017 2:09

Fuentes estadounidenses acusan a Moscú de robar información clasificada a Washington en 2015 tras acceder a sistemas de la NSA.

Piratas informáticos respaldados por el Gobierno ruso robaron datos clasificados a Estados Unidos en 2015, tras acceder a los sistemas de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés), informa este jueves el diario estadounidense The Wall Street Journal.

Al parecer, el robo lo habría hecho un contratista, que ingresó datos de la NSA en su ordenador personal. Entre la información sustraída hay vías sobre cómo penetrar las redes electrónicas extranjeras y datos de protección contra ciberataques, indica la fuente, mientras advierte de que es probable que este ataque cibernético, “haya sido una de las brechas de seguridad de Estados Unidos más significativas registradas hasta la fecha”.

Del mismo modo, señala que de ser confirmado el hackeo constituiría la última de una serie de filtraciones de datos clasificados de la Agencia de Inteligencia estadounidense tras la publicación de información “sumamente delicada” sobre los programas de vigilancia del Gobierno norteamericano realizada por el excontratista Edward Snowden.

En este contexto, el senador republicano Ben Sasse, miembro de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara Alta de EE.UU., ha precisado mediante un comunicado que de ser ciertos los detalles del reporte son “alarmantes”.

“La NSA necesita sacar la cabeza de la arena y resolver este problema con los contratistas”, ha aseverado Sasse, para luego subrayar que “Rusia es claramente un adversario en el ciberespacio y no podemos permitirnos estas heridas autoinfligidas”.

La NSA necesita sacar la cabeza de la arena y resolver este problema con los contratistas. Rusia es claramente un adversario en el ciberespacio y no podemos permitirnos estas heridas autoinfligidas”, advierte Ben Sasse, miembro de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara Alta de EE.UU.

 

Este nuevo argumento es otra acusación antirrusa de EE.UU. en el sector de los ataques cibernéticos. Un informe del miércoles del referido diario norteamericano, asimismo, acusa a Moscú de un hackeo masivo contra teléfonos inteligentes de las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico del Norte (OTAN) en la frontera rusa.

Ya Moscú era acusado por Washington de haber, entre otros casos, penetrado la red eléctrica del estado de Vermont o desviado el proceso electoral de Estados Unidos en 2016. De hecho, Rusia siempre ha rechazado implicación alguna en las presidenciales estadounidenses y ha calificado estas acusaciones de un “juego a la carta antirrusa”.

fmk/ctl/myd/rba

Commentarios