• El representante especial de Irán en Afganistán, Hasan Kazemi Qomi (C), habla con periodistas a su llegada a Kabul, capital afgana, 15 de noviembre de 2021.
Publicada: lunes, 15 de noviembre de 2021 10:37

Un diplomático iraní de alto rango advierte sobre intentos de EE.UU. para fortalecer al grupo terrorista Daesh y desatar guerra subsidiaria en Afganistán.

El país agresor que pretendía apoderarse de Afganistán durante los últimos 20 años, intenta, tras su derrota allí, fortalecer a los grupos takfiríes en este país [centroasiático]”, ha dicho este lunes a periodistas el enviado especial de Irán para Afganistán, Hasan Kazemi Qomi, a su llegada a Kabul, capital afgana, para una visita oficial.

Ha denunciado los intentos de algunos países, encabezados por Estados Unidos, para desencadenar guerras subsidiarias en Afganistán, país devastado por guerra que enfrenta crisis humanitaria y de seguridad como consecuencia de la salida precipitada de las tropas extranjeras, lideradas por Washington.

En respuesta a una pregunta sobre si la República Islámica estaba dispuesta a reconocer al gobierno talibán —que llegó al poder tras la retirada de las fuerzas extranjeras en agosto—, el diplomático persa ha dicho que Teherán respeta “la voluntad del pueblo afgano” y destacado que la postura del país persa coincide con los intereses de los afganos.

 

Ha expresado su esperanza de que con la formación de un gobierno fuerte en Afganistán, la paz y la estabilidad se restauren en toda la región, al tiempo que ha reiterado el apoyo del país persa al pueblo afgano.

“Afganistán, al igual que la República Islámica de Irán es blanco de sanciones crueles impuestas por el Occidente, y ambos países intentarán fortalecer sus cooperaciones, asegurando las fronteras”, ha subrayado Kazemi Qomi.

Las autoridades iraníes están llevando a cabo consultas y conversaciones con los vecinos para ayudar a Afganistán a superar las actuales crisis política y de seguridad en las que está sumido. Además, han pedido a la comunidad internacional que asuma la responsabilidad de atender las necesidades de los refugiados afganos.

El colapso del anterior gobierno de Kabul y la toma del poder por los talibanes ocurrieron poco después de que comenzara la fase final de la retirada de las fuerzas de EE.UU., a la cabeza de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que invadió el país centroasiático en 2001, so pretexto de luchar contra Talibán y equipar a las fuerzas de seguridad afganas, objetivos que nunca se cumplieron.

ftm/mkh/mrg