• Una visión general de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles) en Teherán, capital persa.
Publicada: jueves, 7 de diciembre de 2017 11:21

El Parlamento iraní repudia la decisión de reconocer Al-Quds como capital de Israel y la considera como un ‘nuevo Día de la Nakba’ para Palestina.

Ayer miércoles, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció Al-Quds (Jerusalén) como la capital del régimen israelí y ordenó que la embajada del país se traslade de Tel Aviv (oeste de la Palestina ocupada) a la urbe usurpada por el régimen de Israel.

Los legisladores de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles) han reaccionado ante esta medida, considerándola como un “nuevo Día de la Nakba” (día de la catástrofe) en la historia de Palestina, que marca el desalojamiento forzoso de los palestinos de sus hogares.

“El gran Satán, en flagrante violación a las resoluciones de las Naciones Unidas, las normas internacionales y de derechos humanos (…) ha mostrado al mundo que no está comprometido con ningún principio tampoco tiene adecuado conocimiento de la situación actual ni en la región ni en el mundo”, han indicado los diputados en un comunicado emitido este jueves.

Los legisladores persas han lamentado asimismo que Trump —“preocupado” por su futuro político— priorizara los intereses de los usurpadores de Palestina a los del oprimido pueblo palestino.

El gran Satán, en flagrante violación a las resoluciones de las Naciones Unidas, las normas internacionales y de derechos humanos (…) ha mostrado al mundo que no está comprometido con ningún principio tampoco tiene adecuado conocimiento de la situación actual ni en la región ni en el mundo”, han indicado los diputados iraníes en un comunicado.

Han añadido en su declaración que con esta decisión, el inquilino de la Casa Blanca ha puesto punto final a la poca esperanza que existía para establecer la paz, implementando la “solución” de dos Estados.

Los diputados sin embargo, han asegurado que ante semejante medida no harán cambios ni alteraciones en el estatus quo de Al-Quds y que la nación palestina y los amantes de la libertad del mundo se unificarán para defender y liberar esta ciudad santa.

La medida estadounidense tampoco ha logrado conseguir la luz verde de los aliados más cercanos, incluido el Reino Unido. Tanto los países árabes y musulmanes como los del otro lado del mundo han criticado la medida y advierten de las consecuencias negativas de la misma.

ask/rha/snz/msf

Commentarios