• El presidente iraní, Hasan Rohani (izda.), y su homólogo ruso, Vladimir Putin, se reúnen en Moscú (capital rusa), 28 de marzo de 2017.
Publicada: sábado, 12 de agosto de 2017 14:46
Actualizada: sábado, 12 de agosto de 2017 18:24

Durante décadas, EE.UU. fue el principal agente de poder en Oriente Medio, pero en los últimos años, ese papel ha cambiado y su poder está declinando.

Así lo indica un artículo publicado el viernes por el portal Web estadounidense In Homeland Security, en el que se precisa que hoy en día, Irán y Rusia se han convertido en los principales actores de la región, especialmente por el rol que desempeñan ambos países en Siria.

El informe sostiene que actualmente Rusia está afianzando su poder en Oriente Medio y eso es el resultado de la ineficacia de Estados Unidos en la resolución de las crisis de la región, en particular el conflicto sirio.

“Moscú inmediatamente entró en la escena en Siria y se convirtió en un importante agente de poder en Oriente Medio. Ese cambio indicó (…) que EE.UU. es un poder decreciente en la región, mientras que Rusia es una potencia ascendente (…) Rusia e Irán se han asociado por diferentes razones, pero con el enfoque singular de reemplazar a EE.UU. como principal intermediario de poder”, apostilla el texto.

El protagonismo de Irán en la solución de los conflictos tanto en Siria como en Irak es otro punto importante que, según el informe, contribuyó al cambio de poder en la región. Ahora, agrega, el Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, tiene que “tratar con Irán”, que es capaz de enviar todo tipo de apoyo a los países de Oriente Medio, como Siria, Irak e incluso El Líbano.

Moscú inmediatamente entró en la escena en Siria y se convirtió en un importante agente de poder en Oriente Medio. Ese cambio indicó (…) que EE.UU. es un poder decreciente en la región, mientras que Rusia es una potencia ascendente (…) Rusia e Irán se han asociado por diferentes razones, pero con el enfoque singular de reemplazar a EE.UU. como principal intermediario de poder”, según un informe del portal In Homeland Security.

 

La nota también señala que el acuerdo nuclear iraní, conocido como el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), fortaleció más al país persa. El expresidente de EE.UU. Barack Obama se centró en lograr este pacto ignorando “la influencia continua de Irán en todo Oriente Medio”, añade.

Además, señala que el acuerdo nuclear alcanzado en 2015 entre Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), eliminó algunas sanciones económicas contra Teherán, por lo que el país persa pudo llegar a la mesa de negociaciones con otros Estados e incrementar su poder.

A modo de colofón, el informe recalca que sea cual sea la estrategia que adopte Washington respecto a Oriente Medio, EE.UU. debe tener en cuenta a Rusia e Irán y, agrega, el inquilino de la Casa Blanca debe entender que el objetivo final de Moscú y Teherán es “eliminar a Estados Unidos de la región o, al menos, neutralizar su capacidad para que nunca más actúe como un agente de poder allí”.

ftn/ctl/aaf/rba

Commentarios